Remedios naturales contra la cistitis

La cistitis es una infección muy habitual en las mujeres, aunque no exclusiva. Conocer por qué se produce y cómo prevenirla es de gran importancia para tener la menor cantidad de episodios de esta naturaleza posible. Además, algo a favor será poder reconocer una cistitis en sus inicios para comenzar a tratarla de forma natural y evitar que empeore.

La infección urinaria suele ser producida, las más de las veces, por una bacteria – e. coli, estafilococos, estreptococos, entre otras – y sus síntomas más frecuentes son: primero, ganas constantes de ir a orinar, molestias y/o ardor al hacerlo, dolores en el bajo vientre, malestar general y, ya en casos más graves, puede haber fiebre y escalofríos.

El motivo por el que la cistitis es más frecuente en mujeres que en hombres es porque la uretra femenina es más corta que la masculina, entonces es más fácil para las bacterias llegar al a vejiga e infectar. Pues bien, las causas más comunes por las que se produce son:

  • Cambios hormonales, por caso, con el ciclo menstrual, embarazo, etc.
  • Lesiones en la uretra por relaciones sexuales demasiado vigorosas.
  • Usos de ciertos métodos anticonceptivos.
  • No orinar cuando se tiene ganas, retener por mucho tiempo el deseo de micción.
  • Uretra estrecha.
  • Permanecer inmóvil mucho tiempo, por caso, en cuadros de convalecencia.
  • Diabetes u otros trastornos que pueden afectar la uretra.
  • En el caso de os hombres, próstata agrandada.

En la mayoría de lo casos, la cistitis se presenta leve y puede ser tratada con remedios naturales, ya cuando el cuadro empeora y los síntomas no cesan o se potencias, será necesario concurrir al médico y tomar antibióticos.

arandano

Remedios caseros para la cistitis

Lo primero a tener en cuenta será la hidratación: habrá que beber abundante agua para ayudar a la eliminación de las bacterias de la vejiga. Así también, se aconseja beber un vaso de agua con dos cucharadas de bicarbonato de sodio para prevenirla o bien para reducir ya sus síntomas. Si bien su sabor no es muy agradable, se recomienda tomar en ayunas.

Muy probablemente hayas oído hablar de los arándanos azules: pues sí, son uno de los remedios naturales más efectivos. El zumo de este sabroso fruto aporta buena cantidad de vitaminas, minerales y compuestos antioxidantes, al tiempo que ayuda a eliminar toxinas y evita de las bacterias se adhieran a la paredes de la vejiga y proliferen.

Otros dos alimentos recomendados para estos casos son los rábanos y las espinacas: los primeros son excelentes antibióticos naturales, mientras que las segundas aportan antioxidantes que ayudarán en estos procesos. Los rábanos también son buenos diuréticos y facilitan la expulsión de gérmenes a través de la orina. En cualquiera de los dos casos, los puedes consumir en ensaladas o bien ya las espinacas cocidas.

Imágenes: bakersbeans.ca

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *