Remedios naturales a base de zumo de limón y pimienta negra

El limón es un cítrico con muchas propiedades benéficas para la salud y, en combinación con pimienta y sal, se convierte en un remedio alternativo que se utiliza desde la antigüedad con varios fines terapéuticos. Averigua en este artículo cuáles son algunos de los usos del limón, así como de la pimienta negra y la sal, para tratar distintas dolencias.

Dolor de garganta

Uno de los beneficios destacados de esta combinación es que se puede emplear para aliviar el dolor de garganta, gracias a sus propiedades antisépticas y antimicrobianas que reducen la presencia de bacterias y virus que puedan estar ocasionando el problema.

Así también, destaca por su efecto antiinflamatorio, calmante y analgésico que aliviará y reducirá la sensación de dolor y malestar.

¿Cómo preparar un remedio para el dolor de garganta?

Necesitarás: una cucharada de zumo de limón, media cucharadita de pimienta negra, una cucharadita de sal marina y un vaso de agua. Preparación: solo deberás mezclar el zumo de limón fresco con la pimienta negra y la cucharadita de sal, llevar todo al vaso con agua (debe estar tibia) y hacer gárgaras con esta preparación, varias veces al día.

garganta

Congestión nasal

En este caso, la combinación de pimienta negra con canela y comino da como resultado un antihistáminico y expectorante natural que aliviará la congestión y ayudará a deshacerse de la mucosidad. Ingredientes: media cucharadita de pimienta negra, media cdita de canela molida, media de comino molido y una cucharadita de cardamomo.

Preparación: mezcla todos los ingredientes en un recipiente y huele el polvo fino resultante para calmar los estornudos y liberar la nariz congestionada.

Cálculos biliares

Los cálculos biliares son unos depósitos duros que se forman por la acumulación de residuos y sustancias de desecho en la vesícula biliar. En la mayoría de los casos, no solo generan bloqueos en los conductos sino que son muy dolorosos. Aunque en la mayoría de los casos se requiere de una cirugía para sacarlos, con el consumo de un remedio natural se pueden disolver, cuando no son graves.

Ingredientes: tres cucharadas de aceite de oliva, zumo de medio limón y una cucharadita de pimienta negra. ¿Qué debes hacer? Mezcla el jugo de medio limón con el aceite de oliva y la cucharadita de pimienta negra. Divide para tomar en dos veces: una en ayuno y otra antes del almuerzo. Sigue el tratamiento durante tres semanas seguidas.

Náuseas

Los malestares estomacales y las náuseas se pueden aliviar con una simple mezcla de limón con pimienta negra. A saber: una cucharada de jugo de limón, una cucharadita de pimienta negra y un vaso de agua (200 ml). ¿Qué debes hacer? Vierte el zumo de limón y la pimienta negra en un vaso de agua tibia. Bebe despacio, hasta dos veces al día.

Imágenes: 

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *