Reducir el estrés evita la migraña

Erróneamente se cree que la migraña es como un dolor de cabeza común pero no es así. Hablamos de una enfermedad que puede llegar a ser incapacitante y que sufren más del 10% de la población. Es la tercera enfermedad más común.

Con pequeños gestos se puede evitar y reducir sus efectos. Es importante huir del estrés ya que es uno de los desencadenantes más comunes y donde más tensión generamos es en el trabajo. Te ayudamos con 6 trucos para reducir el estrés en el trabajo y evitar la migraña.

Postura. Estar sentado en el mismo lugar durante mucho rato es un problema, especialmente si no estás en la posición correcta. Asegúrate de que tienes la espalda recta y que la pantalla queda justo enfrente de tus ojos.

¡Importante! Conoce tu límite y no te presiones más de lo necesario, cuando el trabajo nos supera es cuando aparece la migraña. Hay que saber cuándo es el momento de dejar lo que estás haciendo y moverte.

Organización. Es normal sentir que el trabajo nunca termina y que siempre hay cosas que hacer, esa sensación puede causar estrés. La clave es hacer una lista razonable de tareas diarias. El simple hecho de escribir cosas que debes hacer ya proporciona un alivio mental ya que no las tienes que retener en la cabeza.

Técnica Pomodoro. Esta técnica establece trabajar en intervalos de 25 minutos con descansos de cinco minutos entre cada uno. En los tiempos de trabajo se apartan todas las distracciones y solo nos centramos en la tarea. Es una forma de ser realmente productivos en nuestro trabajo.

Sabemos que es imposible hacerlo durante toda la jornada laboral pero es interesante ponerlo en práctica siempre que sea posible, hace maravillas con los niveles de estrés.

Prioriza. Empieza el día haciendo la tarea más importante de tu lista, te proporcionará tranquilidad quitártela de encima y estarás más animada.

Espacio de trabajo. Tu oficina puede ser un lugar muy propicio para las migrañas: luces fluorescentes, sillas incómodas, ruido, pantallas… Intenta mejorar en lo posible estos aspectos como, por ejemplo, ajustar el brillo de la pantalla del PC o usar cascos con música relajante para aislarte del sonido exterior.

Descansos. Intenta no utilizar el móvil en tus periodos de descanso. La luz azul de los dispositivos puede engañar al cerebro y hacerle creer que es de día por lo que no descansará como debe.

 

Fuente: Women’s health

Imágenes: MMI, Chad Powell, Rpp

 

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *