Reasignación de sexo, una cirugía cada vez más demandada

La cirugía de reasignación de sexo, también denominada cirugía de confirmación de sexo o cirugía de reasignación de género está siendo cada vez más demandada y segura.

Según datos recientes, sólo en España, la cifra sería de unas 200 intervenciones por año, y esto sin duda se debe a dos principales factores: el cambio social y a los enormes avances en Cirugía Plástica. Antes de explicar los procedimientos quirúrgicos que abarca la cirugía de reasignación de sexo, hablaremos de su historia y el concepto de transexualidad.

Las personas cuyo sexo biológico no coincide con el género que sienten como propio son las denominadas transexuales, y por tanto puede darse transexualidad femenina en el caso de personas con sexo biológico masculino pero que se sienten mujer, o lo que es lo mismo, tienen una identidad femenina y transexualidad masculina, en el supuesto contrario. La mayoría de intervenciones de Reasignación de sexo, entre el 80%-85% se realiza a mujeres transexuales.

La primera intervención que se conoce de cambio de sexo data de 1930, hace nada menos que 88 años. En todo ese tiempo las técnicas se han convertido en más seguras, rápidas y menos traumáticas para los pacientes. Así mismo la progresiva normalización de la transexualidad en la sociedad ha permitido que muchos transexuales den este gran paso y busquen una solución quirúrgica a su falta de afiliación a su género.

 

 

 

 

Cirugías para mujeres transexuales

En este caso la Cirugía indicada se denomina genitoplastia feminizante o Vaginoplastia. Se puede llevar a cabo de diversas maneras, aunque la más común es la denominada Vaginoplastia por inversión peneana. Esta técnica consiste en invertir la piel del pene y del escroto para la creación de la neovagina, que será tanto estéticamente como funcionalmente muy similar a la femenina. Otra de las técnicas para llevar a cabo la Vaginoplastia sería mediante la utilización de colgajo rectosigmoidal pediculado. Aquí la vagina se construye mediante la utilización del tramo final del intestino grueso. Debe ser el cirujano quien determine la técnica más adecuada en base a las características físicas del paciente para la obtención del mejor de los resultados.

Además de la Vaginoplastia estos pacientes demandan lo que se conoce como Cirugías Estéticas Feminizantes, que pueden ser faciales o corporales. En la cara destacarían: la Rinoplastia con el fin de afinar/reducir la nariz, el Lifting frontal, la Mentoplastia o la reducción del ancho de la mandíbula para suavizar los rasgos, el aumento de pómulos, la tiroplastia o eliminación de la nuez, y los injertos capilares. En el cuerpo: Aumento de pecho y la Liposucción/lipoescultura, para hacer una cintura más estrecha con lipofilling de glúteos para dar unas curvas más femeninas.

Cirugías para hombres transexuales

La Metaidoioplastia es la intervención quirúrgica por la que se construye un pene a partir del clítoris hipertrofiado por el tratamiento previo hormonal. El resultado es un pene pequeño con la mayor parte de su funcionalidad, pero que no permite la penetración sexual. Otra de las técnicas es la Faloplastia, que, a diferencia de la anterior, el pene es construido con tejido de otras partes del cuerpo como, por ejemplo, piel del antebrazo lo que hace posible una mayor longitud. Precisa la implantación de prótesis testiculares, generalmente en una segunda intervención y, dependiendo del caso, prótesis peneana.

Estas cirugías habitualmente se acompañan de cirugías estéticas masculinizantes faciales y corporales, para conseguir un aspecto más viril.

Para el tratamiento de estos casos es imprescindible un entorno hospitalario seguro, bien equipado y sobre todo equipo médico especializado y multidisciplinar formado por: cirujanos plásticos, psicólogos, psiquiatras, endocrinos y dependiendo del caso urólogos y ginecólogos. Lo importante es realizar un tratamiento integral y respaldar al paciente durante todo el proceso.

 

Dr. Alexo Carballeira, cirujano plástico Director de AC Cirugía Plástica y miembro de la AECEP

 

 

Imágenes: AECEP, Recicladas

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *