Razones para moderar el consumo de leche

La polémica sobre el consumo de leche se ha convertido en una de las más animadas entre expertos médicos en el último decenio. Tanto médicos de cabecera como pediatras, nutricionistas y otros investigadores del aparato digestivo se posicionan a favor o en contra del consumo del que hasta ahora ha sido un alimento indiscutible en la dieta.

Abuelas, padres y madres nos han venido obligando a tomarnos toda la leche del vaso e incluso añadiendo una serie de polvos azucarados, nada sanos en mi opinión, para que no dejáramos ni una gota en el fondo del recipiente. Y es que la leche, como elemento rico en carbohidratos, grasas , proteínas y minerales, satisface nuestras necesidades en edad de crecimiento. Y, además, es rica en Vitamina B12, B2 y proteínas.

Ahora bien, frente a estas bondades, y sin olvidarnos tampoco, del proceso industrial de adulteración al que se viene sometiendo a la leche por parte de los fabricantes, cada día son más las voces, a las que me uno, que asocian consumo de leche con intolerancias, alergias, asmas y otras patologías. A veces aparece irritación e inflamación del aparato digestivo, unido a diarreas y cólicos.

Estos síntomas son debidos a la mala asimilación de la caseína, la proteína de la leche de la vaca. Y entonces, os preguntaréis : ¿Qué debemos hacer? Yo os recomiendo que reduzcáis el consumo y substituyáis la leche por alimentos que contengan sus propiedades.

Un clásico de la publicidad es advertir a la mujer de la necesidad de consumir leche en la edad próxima o durante la menopausia. Mi consejo es que no lo hagáis, puesto que si lo hacéis, no asimilaréis correctamente el calcio, debido a los procesos de pasteurización de la leche y además, estaréis elevando vuestros niveles de colesterol.

Los alimentos que podéis tomar en ese caso son: las verduras de hoja verde, el brócoli,  las frutas, las legumbres, la quinoa, el arroz negro y los pescados pequeños.

En cuanto a la alternativa comercial, la leche de soja y todos sus productos derivados, tampoco os la recomiendo, a no ser que ingiráis con moderación la soja orgánica, ya que no ha sido modificada genéticamente. Si os dan a escoger entre la leche de vaca y la de soja, elegid la primera.

 

Ata Pouramini

Pouramini es autor del libro “Tú eres tu medicina”. Es Doctor en Quiropráctica y posee en Valencia una de las consultas más importantes del mundo . Licenciado en Ciencias Humanas, es experto en nutrición y orientador en salud

Autor: Ata Pouramini

atprm!6336

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *