Los rasgos de tu rostro podrían estar hablando de tu personalidad

Si estás buscando pareja te puede ayudar bastante saber que existe una ciencia, la fisionomía, que se basa en el estudio del rostro para detectar el carácter y la personalidad de una determinada persona o incluso ser conscientes de lo que transmite nuestro rostro. La forma de la cara, los ojos, la nariz, la boca, los pómulos… Todos los detalles nos dicen algo. El rostro puede dividirse en tres partes que corresponden con las facultades intelectuales – frente-, la emotividad y el sentimiento – ojos y nariz- y, por último, los instintos animales – mentón -.

foto 1

Desde el punto de vista estrictamente geométrico, el rostro se reagrupa en seis tipos fundamentales: triangular con base superior, triangular con base inferior, cuadrado, rectangular, redondo y ovalado:

  • Triangular con base superior: indica que es una persona en donde prevalecen más las funciones intelectuales que las instintivas. Es pesimista, irritable y nerviosa.
  • Triangular con base inferior o “rostro en forma de pera” (con una mandíbula ancha): las cualidades instintivas prevalecen ante las intelectuales que suelen estar poco desarrolladas, aunque como la persona es vanidosa intenta mostrar una erudición que no se corresponde con la realidad. Suele ser exhibicionista, codicioso, materialista y egoísta.
  •  Cuadrado: se trata de un individuo con un temperamento positivo, dotado de un equilibrio entre las facultades morales e intelectuales y los instintos. Tiene mucha confianza en sí mismo y tiende a rechazar la opinión de los demás que puede llegar a transformarse en soberbia y dureza.
  • Rectangular: tiene cualidades intelectuales, emotivas y físicas. La persona reflexiona antes de actuar y esto puede derivar en una obsesión por el perfeccionismo. Suele ser modesto y con iniciativa.
  • Rostro redondo: la falta de ángulos indican energía, raciocinio y constancia. Tiene sensibilidad, imaginación y dulzura, pero también puede ser imprudente, contradictoria e inconstante.  Se comporta de manera impulsiva y se deja llevar por la ira a la mínima contrariedad. Su carácter jovial y cordial, y su confianza en sí mismo le garantizan una brillante vida social.
  • Ovalado: dulzura, inteligencia e imaginación, aunque no tiene un objetivo preciso y es poco perseverante.

foto 2

La frente revela las facultades intelectuales de la persona. Si es larga – más de 12 cm entre los huesos temporales -, indica que tiene una capacidad nemotécnica óptima que le permite asimilar de manera provechosa una gran cantidad de diferentes nociones, elaborando ideas personales de síntesis de toda la información que recibe. Si la frente es corta, muestra una inteligencia analítica que tiende a la especialización.

Si la frente es ancha – más de 16 cm entre las cejas y el cuero cabelludo -, tiene una gran potencia creativa intelectual y una actividad artística y filosófica relevante. En cambio, si es estrecha – menos de 6 cm entre las cejas y el cuero cabelludo – , denota un comportamiento eminentemente práctico.

foto 3

Los ojos: según la posición pueden ser juntos o separados – si la distancia es superior a 3 cm-.  Los juntos son de un individuo racional, inseguro y positivo. Si están separados, es una persona intolerante que no acepta las ideas de los demás y que aprovecha cualquier situación para su propio beneficio. Según las dimensiones, pueden ser pequeños o grandes. Los pequeños muestran a una persona inteligente y emprendedora. Si son grandes, estará dotada de imaginación y sensualidad.

foto 4

La boca: según la orientación de las comisuras, si tiene las comisuras hacia arriba, se trata de una persona optimista, segura de sí misma, orgullosa, sensible e inteligente. Si tiene las comisuras hacia abajo, es una persona melancólica, insegura y pesimista.

Cuando sobresale el labio inferior se trata de un individuo superficial, débil y egoísta. Si sobresale el labio superior, muestra que es simple, sociable, generoso, sensual e indulgente. Si los labios son carnosos, indica que es una persona dubitativa, perezosa y materialista que intenta huir de cualquier responsabilidad. Si, por el contrario, son delgados, muestran a alguien introvertido e indeciso.

Imágenes: Pinterest

Autor: Laura Jimeno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *