Qué tipos de vinagre existen y cómo los aplicamos

El vinagre es uno de los aderezos imprescindibles en la cocina, pero también es un producto cuyos usos exceden las artes culinarias: muchas veces se utiliza como opción alternativa en la limpieza o desinfección de la casa o incluso con fines estéticos. A modo de artículo informativo, os contaremos en esta ocasión cuáles son algunos de los tipos de vinagre disponibles hoy en día. Tomad nota y elegid cuál es el más adecuado, según tus necesidades y preferencias.

El más común y empleado en la actualidad es el vinagre blanco. y de los más fáciles de conseguir en cualquier mercado o tienda de comestibles. Prácticamente no tiene color, ya que es casi transparente y se destila antes de que el alcohol se haya convertido casi totalmente en ácido acético. Se obtiene a partir de la caña de azúcar, melaza o maíz. Su sabor es fuerte y bastante invasivo. Se utiliza sobre todo para aderezar ensaladas frescas o bien para salsas envasadas o encurtidos.

El segundo más utilizado y visto es el vinagre de vino (o de uva) que, como bien se puede deducir, se obtiene de la fermentación de la uva y el vino, que puede ser blanco o tinto. En el primer caso se emplea más para salsas tipo holandesa, mientras que en el segundo para realzar el sabor de carnes rojas. Es muy utilizado en la cocina europea.

vinagre2

El vinagre de manzana es otro de los más utilizados: su sabor es menos fuerte y más delicado que el de los anteriores, se elabora con la pulpa o el zumo de las manzanas, luego de que su azúcar se convierte en alcohol y este en ácido acético.  También existen otras versiones que se hacen a partir de la sidra o del mosto de manzanas. Se emplea en la cocina para darle sabor a los pescados, carnes blancas y ensaladas, así como para ciertas salsas y aderezos.

El vinagre de Jerez, por su parte, es ya quizá más exquisito y empleado solo en España: es utilizado para el gazpacho, carpaccios y para salsas especiales para las carnes, entre otros platillos específicos. El vinagre balsámico, de origen italiano, está muy bien valorado y considerado por muchos como una “exquisitez”. Se obtiene del mosto de la uva hervida con alto contenido de azúcar y luego se deja envejecer por un período de seis a doce años.

En este último caso, su sabor es dulce y su tonalidad, muy oscura. Se utiliza sobre todo en alta cocina para ciertas ensaladas y salsas rojas, así como también para postres con fresas y melocotones, una delicatessen.

Imágenesuniversonatural.social

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *