¿Te preocupa sufrir ansiedad?

¿Quién no padece ansiedad con el ajetreo de vida que llevamos en la actualidad? Es evidente que el estrés nos lleva a padecer un cierto grado de ansiedad, pero no podemos usar este término de manera inconsciente. Debemos saber separar entre el nerviosismo del día a día y la ansiedad como enfermedad.

La ansiedad se define como un fenómeno natural de adaptación ante situaciones de estrés que depende de los rasgos de personalidad de cada individuo. Cuando esta sensación aumenta de manera descontrolada, se convierte en una enfermedad que se traduce muchas veces en crisis de angustia. Nosotras os ayudamos a determinar si lo que padecéis es ansiedad o no.

ansiedad-1

La ansiedad patológica tiene algunas características que resultan muy llamativas, y que facilitan que se pueda identificar y, en consecuencia, solicitar asistencia médica para encontrar el tratamiento que frene su evolución. Así, la persona con ansiedad no puede llevar una vida normal, por la presión que le representa esta emoción exagerada y que no puede manejarse. Le cuesta relajarse y estar en estado de calma, y es aquí donde aparecen los problemas: las personas con ansiedad son difíciles de tratar y pueden resultar imprevisibles en cuanto al comportamiento.

La ansiedad se somatiza, y afecta a la salud del organismo, provocando desde mareos a sensación de opresión en el pecho y colon irritable. Además, hace que la persona afectada tenga que depender siempre de alguien. Todo este cuadro acaba provocando, en muchos casos, un cuadro de depresión, problemas de insomnio, y una sensación de gran inseguridad y dudas ante cualquier situación.

Es cuando aparecen esta colección de síntomas cuando podemos considerar que una persona sufre verdaderamente un cuadro de ansiedad que merece atención médica. Cuanto antes se consulte con el médico, mejor. Necesitamos ponernos en manos de un especialista para que nuestra ansiedad pueda resolverse o menguar lo antes posible. Mientras tanto, recomendamos hacer ejercicios de respiración, o iniciarnos a la meditación.

ansiedad

Imágenes: Pinterest/mejorconsalud

Autor: M Dolors Sesplugues

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *