¿Qué es un hemograma?

El hemograma o análisis de sangre, es una prueba médica para conocer el funcionamiento sanguíneo de nuestro sistema. Permite evaluar tres tipos principales de células sanguíneas: glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas. Se puede solicitar como parte de un chequeo de rutina, o para ver el estado de salud general de una persona, diagnosticar enfermedades, o comprobar efectos secundarios de tratamientos.

¿Para qué nos sirve hacernos un hemograma?

Con la información que se obtiene mediante un conteo sanguíneo se pueden diagnosticar enfermedades, identificar cuál ha sido el efecto de un tratamiento, o los efectos secundarios del mismo. Determinar el rango de cifras que determina cuáles son los valores normales:

  • Glóbulos rojos: 3,8 y 5 millones por milímetro cúbico de sangre en mujeres, y 4,5 6,6 millones por milímetro cúbico de sangre en hombres. La cantidad de glóbulos rojos mide la hemoglobina cómo estás células transportan el oxígeno a través de la sangre a todo el organismo, bajo el rango normal es posible que la persona padezca anemia.
  • Glóbulos blancos: Entre 4 mil y 11 mil por milímetro cúbico de sangre en hombres y mujeres. Ayudan al organismo a combatir las infecciones, si existe una anormalidad en el recuento de estas células, es posible que la persona tenga alguna infección o sea portadora de un virus.
  • Plaquetas: Entre 150 mil y 440 mil por milímetro cúbico de sangre. Son importantes para la coagulación y prevención de hemorragias. Si se encuentran por debajo de la curva recomendada, es posible que sea la causa de hemorragias o moretones frecuentes.

Cuando el médico manda un estudio de sangre es para para conocer si hay algún síntoma de fatiga debilidad, infecciones. Es una prueba que le sirve al médico como orientación sobre el diagnóstico del cual sospecha al hacer tu historia clínica y la exploración física.

Situaciones que pueden variar el resultado del hemograma

  • Embarazo
  • Deshidratación
  • Ejercicio intenso
  • Medicamentos
  • Estrés
  • Algún tipo específico de alimentos

¿Cómo se realiza el hemograma completo?

Se toma una muestra de sangre usualmente en la vena del antebrazo, desinfectando la zona de punción con ayuda de un antiséptico y colocando un torniquete en la parte superior del brazo para frenar el flujo sanguíneo de la vena. Se inserta la aguja para extraer la sangre que será almacenada en un tubo de ensayo. No necesita ningún tipo de preparación especial, excluyéndose la necesidad de estar en ayuno.

Es importante realizarse un estudio una vez al año para asegurarse que nuestro organismo esté en perfectas condiciones.

Imágenes: Vix, Slideshare.

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *