¿Qué es la erotomía?

Quizá no hayas oído nunca la palabra “erotomía“. Tiene origen griego, eros, amor y manía o locura. Se trata de un trastorno obsesivo en el que quien lo padece se cree en una relación con alguna personalidad famosa o conocida.

Es una especie del amor platónico de la adolescencia pero llevado mucho más allá. Conoce más sobre la erotomía.

La persona con este trastorno, también conocido como Síndrome de Clérambault, cree o está convencida de que mantiene una relación y que cuenta con el amor de algún personaje conocido, como puede ser un deportista o actor, con quien ha tenido poco o nulo contacto, y que, en realidad, resulta inalcanzable. También puede darse con un político o incluso con una figura social o médico.

Se trata entonces de una ilusión o un delirio, el cual el paciente cree es cierto. La erotomía tiene mayor incidencia entre las mujeres que entre los hombres, y suele coincidir con el diagnóstico de esquizofrenia o de un trastorno delirante. De aquí que la principal causa suele ser una enfermedad psiquiátrica subyacente.

 

Fenómeno fan.

 

Según estudios realizados la presencia y masificación de las redes sociales pueden haber exacerbado las posibilidades de iniciar y sufrir este trastorno, ya que, en cierta medida, eliminan las barreras entre personas desconocidas, de quienes se puede saber más o incluso se las puede observar y, en casos, contactar.

 

Imagen del perfil de Instagram de Kim Kardashian, donde comparte todo tipo de imágenes pertenecientes a su intimidad.

 

¿Cuáles son los síntomas? El síntoma clave es la creencia, o mejor dicho, la convicción delirante de que otra persona -famosa o conocida socialmente- está enamorada del paciente. Por esto, intentará siempre por todos los medios posibles contactar a la persona en cuestión a través de las redes sociales o de la vida real. El problema es que estas personas pueden llegar a convertirse en acosadores y a constituir una amenaza para su objeto de afecto.

La erotomía puede darse de repente y sus síntomas pueden ser de larga duración. Al ser un trastorno un tanto raro e insólito, el diagnóstico suele ser difícil. Así también, su tratamiento es dificultoso ya que las personas afectadas no son capaces de ver que sus creencias e ilusiones son infundadas, por lo que pocos de ellos buscarán tratamiento por sí mismos.

Imágenes: Pinterest

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *