Propósitos para un año nuevo, empiézalo con buen pie

Cuando comienza un año tienes una energía nueva que habla de emprendimientos y construcciones. El ritual, simbólico rito de pedir un deseo por cada uva que se come y ratificado en cada campanada, es la puesta en marcha de doce proyectos de cambio.

Tras hacer el balance de lo que fue tu vida en estos últimos doce meses vuelven los deseos y las promesas.Cada año que comienza te enfrenta con los propósitos no logrados o no cumplidos, con los conseguidos a medias, con los triunfos y con los nuevos desafíos.

Cada campanada ratifica un deseo que, en definitiva, es el deseo de evolucionar, avanzar, lograr.

En tu cita con las uvas no debería estar ausente tu propia independencia.

Cada propósito debería estar, imprescindiblemente, a favor tuyo, aún cuando no tengas la certeza de que tu opción sea la correcta

En la vida no hay garantías.

La única garantía que tienes es la conciencia de que lo que hayas elegido te resulte muy importante, tanto como para estar dispuesta a renunciar a algo para lograr tu objetivo.

Siempre que eliges algo estás renunciando a otra opción.

Y hay algo fundamental en tus propósitos de cada año: Si quieres sacar el mejor partido de ti misma y de tus capacidades olvídate de la dependencia.No ser capaz de hacerte cargo de ti misma te pone en una situación de riesgo.

Elegir tu independencia implica que tus elecciones pueden ser el medio para lograrla.

Cuando en Noche Vieja digas tus propósitos ten una imagen clara de lo que quieres para tu vida, piensa en aquello que te de más satisfacción.

La Doctora Joyce Brothers tiene un método sencillo de realizar que te ayudará a descubrir aquello que realmente quieres para ti.

Análisis de tus objetivos

Elige un momento en que puedas pasar un par de horas sola con lápiz y papel y, en particular, con deseos de saber más sobre ti misma tomando nota de las respuestas a las 4 preguntas siguientes:

Dentro de 1 año ¿Cómo quieres que sea tu vida personal?

  • ¿Quieres casarte?
  • ¿Quieres tener una relación?
  • ¿Quieres romper con tu pareja actual?
  • ¿Quieres enamorarte?
  • ¿Quieres quedar embarazada?
  • ¿Quieres mudarte?
  • ¿Quieres dejar de fumar?
  • ¿Quieres tener amigos?
  • ¿Quieres encontrar una buena canguro para tu bebé?
  • ¿Quieres comprar una casa?
  • ¿Quieres ser más independiente?

Dentro de 10 años ¿Cómo quieres que sea tu vida personal?

  • ¿Quieres estar casada?
  • ¿Quieres estar divorciada de tu actual marido?
  • ¿Quieres tener hijos?
  • ¿Cuántos?
  • ¿Dónde quieres vivir: en un barrio, en el campo, en la ciudad, en otro país?
  • ¿Qué estilo de vida querrías llevar?
  • ¿Quieres viajar?

Dentro de 1 año ¿Dónde quieres estar en tu vida laboral?

  • ¿Quieres un ascenso?
  • ¿De qué clase?
  • ¿Quieres un trabajo nuevo?
  • ¿En qué?
  • ¿Quieres un aumento de sueldo?
  • ¿Cuánto?

Dentro de 10 años ¿Dónde quieres estar en tu vida laboral?

  • ¿Qué cargo posible y real te gustaría tener?
  • ¿Qué título quieres tener?
  • ¿Cuánto dinero quieres estar ganando?
  • ¿Qué grado de autonomía quieres alcanzar?
  • ¿Quieres tener un despacho?
  • ¿Quieres trabajar en relación de dependencia?

Segunda etapa

Haz una lista importante de todo lo que quieres alcanzar en tu vida personal y en tu vida profesional-laboral en un año y dentro de 10 años también.

Responde con veracidad y con esto basta por el momento. Guarda durante dos semanas tu análisis en un lugar seguro.Pasado ese tiempo dedica un par de horas a revisar lo que has puesto. Es probable que quieras cambiar algo.

Aunque no hayas vuelto a pensar en el tema durante estas dos semanas tu pensamiento ha estado ocupado con lo que has escrito, lo ha evaluado y ha añadido o quitado propuestas.

Introduce ahora todos los cambios que quieras y decide, en cada uno de los 4 grupos, el objetivo que más te interesa. Apunta los 2 objetivos personales más importantes y los 2 más importantes relativos a tu carrera laboral-profesional. Añade estas opciones a tu Análisis de objetivos. Ahora sabes más sobre ti misma que hace dos semanas. Capitaliza este conocimiento a la hora de hacer tus propósitos para este año que se inicia.

Mucho más allá de estas dos semanas que te has tomado para evaluar este listado; cuando haces una mirada retrospectiva de tu vida notas como tus objetivos y prioridades han ido cambiando.Como primera medida agradece los cambios ya que implican que tú no has tenido una vida pasiva ni estática.Luego mira esos cambios.

Observa qué objetivos cambiaron y cómo lo han hecho. Probablemente hacia tus 20 años el acento estaba puesto en el amor.

Probablemente, de no haber evolucionado y haberte esclavizado a un solo objetivo, a lo sumo dos suponiendo que también hubieras elegido tener hijos; tu vida hubiera girado tan sólo en torno a tu vida familiar, lo cual muy lejos de ser algo malo puede ser una elección excelente; pero limitada.

Si tus objetivos crecieron conforme tú crecías habrás disfrutado del proceso y ahora estarás viviendo sus resultados. Habrás pensado en ti y, por lo tanto ahora haces lo que quieres hacer y seguramente te sientes satisfecha.

Lograr los objetivos que te trazas en tu vida no es un derecho innato.Un logro es sinónimo de trabajo, constancia y perseverancia. No basta con plantearse propósitos hay que actuar en consecuencia y saber que se requiere tiempo para que se vaya gestando, afianzando y haciéndose fuerte y real.

Tus propósitos deben alimentarse con realidad y esfuerzo; si te has propuesto tener una casa deberás ir con tus acciones en pos de lograrlo, si pretendes ser Presidenta de la Nación debería pensar en iniciar tu carrera política desde ahora. En principio basta con ponerte en movimiento, desentumecer la inercia y el miedo. A veces lograr metas asusta

Si aún no tienes claros tus propósitos, si no sabes bien qué metas tienes, estás frente a tu proyecto: ¡Encontrar tu propósito!

Sin miedo a los errores., replanteos o reinicios. Creyendo en ti. Haciéndote creíble a los demás. Haciendo concesiones. Aceptando postergaciones.Una postergación no es una renuncia. Haciendo frente a tus opciones. Sintiendo la libertad de perseguir tus objetivos. Esto es casi, casi, la felicidad.

Feliz Año Nuevo.

Mariana Fiksler

Ver más…

¿Encontrarás a tu príncipe azul o besarás a toda una charca? Descubre qué te depara 2009

El ‘PELEÓMETRO’ de las parejas… ¿Por qué discutimos?

Autor: Mariana Fiksler

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *