Prevenir la gripe con algunos alimentos

El otoño es la época del año cuando más susceptibles estamos para coger un buen resfriado. El frío llega de repente y nosotras aún vamos casi en tirantes intentando no abandonar del todo esos calurosos días de verano, y entonces ocurre: la gripe.

La gripe es una enfermedad infecciosa causada por un virus, por lo que los antibióticos no son eficaces en su tratamiento, así que todas esas pastillas efervescentes no os van a aliviar los pesados síntomas que provoca: fiebre, alteraciones en el sistema respiratorio y dolores musculares. Se considera que la vacunación es el mejor modo de prevenir esta enfermedad pero la alimentación juega un papel fundamental.

La función del sistema inmunológico, encargado de protegernos frente a las infecciones, puede estimularse mediante la alimentación. La vitamina C, presente sobretodo en la naranja, la mandarina, el pomelo, las fresas, los kiwis y algunas verduras como los pimientos o las coles, es uno de los nutrientes capaces de estimular la función inmunológica.

Existen además otros nutrientes, cuya deficiencia aumenta el riesgo de contraer infecciones. Algunos de estos nutrientes son el selenio, presente en los huevos, los cereales, las legumbres, la carne y el pescado; o el zinc, cuyas fuentes alimentarias son el hígado, el queso curado, los mariscos, las legumbres, el huevo y los frutos secos.

Es importante recordar la función de las bacterias ácido-lácticas presentes en los lácteos fermentados como los yogures, ya que éstas son capaces de atravesar la barrera gastrointestinal y actuar sobre la flora intestinal, mejorando el equilibrio de la misma.

Pero cuando la gripe ya ha empezado a mostrar sus primeros síntomas, resulta inútil tomar cualquier tipo de antibiótico, ya que éstos no ejercen ningún efecto sobre los virus. Si bien, podéis optar por tomar algún medicamento capaz de aliviar los molestos síntomas de la gripe como anticongestivos nasales, analgésicos para el dolor o antipiréticos para bajar la fiebre.

Conviene tener en cuenta que una vez que la gripe se ha contraído, la alimentación sigue siendo importante. Los líquidos tienen una función esencial, ya que en caso de fiebre, evitan la deshidratación y la sequedad de las mucosas además de ayudar a eliminar toxinas presentes en el organismo. Una opción es la de tomar infusiones de plantas como el eucalipto, la echinácea o la verbena, ya que de este modo además de aportar líquidos al organismo, se consigue aprovechar todas las propiedades beneficiosas que estas plantas ejercen sobre las vías respiratorias.

Cuando se padece una gripe, resulta muy útil preparar alimentos variados y fáciles de digerir, que no sean muy grasos y que estén cocinados mediante técnicas suaves como el hervido, la plancha o el horno para intentar paliar la falta de apetito que suele aparecer al sufrir un proceso gripal.

Autor: Tania Martinez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *