¿Por qué sentimos que el tiempo no alcanza para nada?

¡No me alcanza el tiempo para nada! Reconocerás seguro estas palabras, ya que es una frase que escuchamos cada vez más seguido.

Si crees que “te falta tiempo” la idea es buscar el porqué y cambiar algunos hábitos que llevamos a cabo en nuestro día a día. Saber usar y administrar el tiempo es una de las formas más eficientes para reducir el estrés y generar un alto nivel de productividad.

Algunos expertos en psicología explican que la tecnología ha acercado las distancias, los tiempos y nos ha generado la sensación de urgencia. Antes había que esperar, ahora no puedo permitirme “el lujo” de hacerlo. Esta situación nos genera ansiedad, impaciencia y se pierde la capacidad de disfrutar la vida en tiempo presente.

Administrar el tiempo para vivir mejor

Cambiar la relación con el tiempo implica cambios interiores y exteriores. Puede ser un proceso lento, pero vale la pena el esfuerzo. La acción requiere disciplina, persistencia y creatividad. Si lo intentas realmente y perseveras puedes ganar en calidad de vida.

  • Diferenciar entre lo urgente y lo importante: Organizarse para tener claro qué es lo primero que debemos realizar. Aprender a priorizar las tareas.
  • Aprender a decir no y delegar: Puedes pedir ayuda y delegar parte de los trabajos a otra persona. Céntrate en las tareas importantes y comprueba si vale la pena una interrupción de las demás. Recuerda que, aunque queramos, no se puede llegar a todo.
  • No te sobre-exijas: Debes tener un listado de tareas para hacer en determinadas horas. De lo contrario, puedes pagar un precio muy alto como es el desgaste de tu salud. Intentar llegar a todo y no aceptar ayuda no es saludable física ni psicológicamente.

 

 

  • El descanso es fundamental: Para ser más productivo necesitas reponer tu energía y dormir un determinado número de horas. Lo recomendable es entre 6 y 8 horas. Dejar lapsos de tiempo durante el día entre una tarea y otra. Esto ayudará a relajar y no desgastar tanto tu mente y tu cuerpo.
  • Pensamientos positivos: Si piensas que no tienes tiempo y lo repites permanentemente estarás tú sola generándote estrés. Toma una pausa, conecta contigo mismo y decide realmente qué es lo importante.

¡Recuerda!
Lo importante es vivir en el momento presente y estar feliz ahora con lo que tenemos hoy. Decide ser feliz con lo que eres y libérate del estrés acumulado que dificulta esa conexión interior.

Te puedes ayudar con ejercicios de respiración, yoga y meditación. Estas prácticas te ayudarán a conectar con tu “yo” interior, sentirte en equilibrio, en paz y feliz. Agradece cada día por todo lo que tienes, porque lo más importante es que ESTÁS.

 

Imágenes: ellitoral, Freepik

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *