Ponte a prueba: ¿Te cuidas o te obsesionas por la imagen?

Las obsesiones son pensamientos recurrentes que generan ansiedad, surgen aparentemente de la nada y librarse de ellos no es tarea fácil. Cuando unimos la obsesión y la belleza o la propia imagen, el problema afecta doblemente, ya que además de los pensamientos dañinos, estaremos basando nuestra autoestima y seguridad en aspectos externos como la belleza o la moda. Por tanto para sentirnos bien necesitaremos tener un físico cercano a los cánones de belleza actuales y dedicaremos gran parte de nuestro tiempo a este fin, utilizando infinidad de productos de belleza, operaciones de cirugía estética, dietas restrictivas o ejercicio en exceso.

Tenemos la falsa creencia de que sólo podremos ser felices cuando logremos estos objetivos, y lo único cierto de eso es: primero, que nunca llegaremos a estar como deseamos al cien por cien, y segundo, que el camino de la felicidad ni siquiera se cruza con la belleza o un físico concreto. Puede que en los primeros momentos nos sintamos bien, pero a medio plazo volveremos a querernos tanto como antes, porque el secreto de la buena autoestima es otro.

La mayoría de las veces no nos damos cuenta de estar manteniendo este tipo de pensamientos porque hemos crecido con ellos, pero es un buen momento para empezar a cuestionar esos mensajes. ¿Por qué tengo que sentirme mal por no tener el físico de moda?¿Por qué cuando miro las arrugas no veo experiencia sino defectos?¿Por qué mi valor depende de mi estilo?¿Por qué en lugar de sonrisas tengo que fijarme en el color del pintalabios?¿Por qué voy a querer tener lo que otros me dicen que tengo que tener?¿Por qué cuando miro un catálogo digo más veces ‘lo quiero’ de lo que digo diariamente ‘te quiero’?¿Por qué tengo que darle más importancia a lo que no me gusta de mí e invertir tanto en modificar aspectos superficiales?

imagen4

Podemos dejar de tener este tipo de pensamiento aunque estemos rodeados de mensajes contradictorios, y utilizar la belleza o la moda únicamente como aspectos para sentirnos mejor, pero siendo lo principal nuestro bienestar interior, sin necesidad de obsesionarse. ¿Cómo?

  1. Decide qué es lo importante para ti y crea tu propio sistema de valores basado en aspectos realmente valiosos como por ejemplo el buen humor, lo que hacemos sentir a los demás, la disposición a escuchar y ayudar a los demás.
  2. No dejes que los demás te hagan sentir mal por tener tus propias convicciones. Si alguien te critica por aspectos relacionados con el físico, la ropa o factores externos, no asumas estos mensajes como propios. Afortunadamente eres mucho más que todo eso, de modo que no le des ninguna importancia. Son los que mantienen estos valores quienes tienen el problema, lo triste no es que lleves ropa que no gusta, sino que alguien considere que eso es importante.
  3. Piensa en la gente a quien quieres y los que te quieren, y valora por qué es así. Vas a darte cuenta de los aspectos que son importantes y lo inútil de mantener cerca a personas que sólo van a valorarte por la belleza, por el estilo o por tu imagen social. Puedes basar tu autoestima en aspectos internos para que sea sólida, estable y positiva.

Eliminar este tipo de pequeñas o grandes obsesiones, pasa por darnos cuenta de que realmente no son temas importantes, que podemos ser más felices si nos libramos de ellas. Los recursos de belleza y moda están para ser utilizados, no para definirnos ni esclavizarnos. Porque cuando nos queremos de verdad, no necesitamos tener una imagen determinada.

Es entonces cuando merecerá la pena cuidarse por fuera y lograremos tener un adecuado equilibrio entre lo externo y lo interno, porque cuando tenemos la capacidad de elegir disfrutamos mucho más que cuando nos sometemos a las falsas necesidades.

Imágenes: dormidina/seryparecer

Raúl GutiérrezRaúl Gutiérrez es psicólogo y autor del libro Autoestima, habilidades sociales y asertividad.

Autor: Raúl Gutiérrez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *