Pies hinchados: Causas y soluciones

Las causas de los pies hinchados pueden ser muy diversas, desde trastornos hormonales, hasta problemas de circulación venosa, enfermedades cardíacas, hepáticas, o renales. Si este problema va acompañado de otros síntomas, podría tratarse de un problema serio, donde sería indispensable realizarse un control médico.

Los pies, son los encargados de llevar todo el peso del cuerpo al caminar, y al correr. La causa principal de los pies hinchados, es la acumulación de líquido en el tejido graso bajo la piel.

Algunas causas de los pies hinchados

  • La inmovilidad: Mantenerse de pie durante largos periodos de tiempo, pueden ocasionar ese problema.
  • Utilizar un calzado incorrecto: Zapatos demasiado apretados o de tacón muy alto, los pies se pueden hinchar y puede pueden provocar dolor.

  • El calor: El calor produce una vasodilatación de las venas, se ensanchan, se produce acumulación de la sangre en ellas, por lo que eliminan líquido y se produce la hinchazón.
  • Exceso de sal en la dieta: Una dieta muy rica en sal, es un factor de riesgo ya que intensifica el problema de la acumulación de líquidos en el cuerpo incluyendo los pies.
  • Problemas de obesidad: El pie debe soportar todo el peso del cuerpo, si existe sobrepeso es un factor de riesgo importante.
  • Embarazo: Es normal que en ese período los pies se inflamen.
  • Venas débiles: No realizan su función de manera adecuada, impidiendo un retorno venoso eficiente. La sangre se acumula, y el líquido en las extremidades inferiores debido al efecto de la gravedad cuando uno está de pie o sentado por largos periodos.
  • Algunos medicamentos: Como ser los reductores de la presión arterial, los esteroides, antidepresivos, o las pastillas anticonceptivas.

Recomendaciones para evitar los pies hinchados

  • Dieta saludable con alimentos frescos y baja en sal.
  • Realizar ejercicio físico regularmente.
  • Evitar estar de pie o sentados quietos, durante mucho tiempo.
  • Los baños de pies con agua caliente son muy efectivos, y los masajes con aceites esenciales.

  • Al final del día reposar con los pies en alto durante 20 minutos al menos.
  • Utilizar un buen calzado que no apriete en exceso,y  evitar los tacones.
  • Realizar ejercicios para activar la circulación de los pies y eliminar el líquido, girar una pelota de tenis en las plantas de los pies descalzos.
  • Evitar el tabaco, el alcohol, y la cafeína.
  • Es muy recomendable si el problema es la retención de líquidos, tomar hierbas o alimentos diuréticos como el palo azul, la cola de caballo, y realizar una dieta depurativa.
  • Hidratarse correctamente.

Si sigues estos consejos, tu organismo estará libre de toxinas y tus pies en perfecto estado.

Imágenes: De manos y pies, La Gran Ciudad, Ella Hoy, Botánico Azteca.

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *