Pies en agua fría, un buen hábito que puede fortalecer tus defensas

Aunque quizá no tan apetecible en invierno, y sí atractivo para cuando hacer calor, el poner los pies en agua fría es un buen hábito que tiene sus beneficios. No es necesario dejarlos muchos tiempo, con unos segundos o solo un minuto estará más que bien. En este artículo te contamos el porqué.

Según los consejos tradicionales, el sumergir los pies unos 15 segundos, a diario, durante 15 días seguidos, puede tener muchos beneficios. Eso sí, el agua tiene que estar fría, pero fría de verdad.

Procedimiento: deberás escoger un recipiente lo suficientemente grande como para que quepan tus pies en él, llenarlo de agua fría y añadir varios cubos de hielo para que se enfríe aún más. La proporción recomendada es de 18 cubitos de hielo por cada dos litros de agua.

Cuando veas que el hielo comienza a deshacerse es cuando debes introducir los pies en el recipiente. Procura soportar 15 segundos, quizá se te haga largo, pero valdrá la pena. Una vez transcurrido este tiempo, retira los pies y sécalos con una toalla envolviendo bien para recobrar la temperatura corporal. Finalmente ponte unos calcetines de algodón o lana y ve a dormir.

pies

¿Cuáles son los beneficios?

Básicamente, esta técnica fortalece el sistema inmunitario: a diferencia de lo que se puede pensar, para que las defensas actúen bien cuando son necesarias es preciso de que “entrenen“. Para ello, se las expone a una situación similar – como sucede con las vacunas – y es eso lo que se hace en este caso: se expone los pies a los cambios de temperatura para evitar así enfermar cuando hace mucho frío.

Pero este hábito también tiene otros beneficios: relaja los pies y deshincha, propiciando la eliminación de los líquidos acumulados en tobillos y pies. Estimula asimismo la circulación sanguínea, ya que una vez se retiran los pies del frío, el cuerpo necesita bombear más sangre allí para aumentar la temperatura cuanto antes.

Vale aclarar que no es el frío o la temperatura baja la que “cura” o fortalece las defensas, sino que es lo que el organismo debe hacer para revertir tal situación y retornar el calor cuanto antes. Se activa el metabolismo y el cambio orgánico así como también las reacciones circulatorias, nerviosas y musculares.

Imágenes: mentalidadcreativa.com

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *