Part II. Los alimentos más saludables

El otro día comenzamos a ver en Nosotras.com algunos de los alimentos considerados más saludables, por sus nutrientes y propiedades, aquellos imprescindibles que no deberían faltar en ninguna dieta equilibrada y sana. En este artículo, continuaremos viendo algunos más.

Las verduras de hoja verde son otro de los alimentos que deben estar: en todas y cualquiera de sus variedades, cocidas -o mejor aún- crudas, estas verduras deben consumirse a diario. Una de las mejores valoradas es la espinaca: rica en vitaminas A, C y E, así como en minerales como el selenio, zinc, hierro y fósforo, entre otros, es un aporte indiscutible de antioxidantes.

Varios estudios han comprobado, incluso, que las verduras verdes como la col o las espinacas pueden reducir el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, además de reducir la oxidación celular, entre otros beneficios destacados. Sea como sea, crudas o como parte de rellenos, no olvidéis nunca a estos verdes compinches de la salud.

Bien consumidas son las batatas (o patatas dulces), pues bien, también se incluyen dentro de esta lista, gracias a su alto contenido de fibra dietética, beta carotenos, hidratos de carbono complejos y vitamina C, entre otros nutrientes. Vale hacer mención de un estudio comparativo realizado por el Center for Science in the Public Interest de los Estados Unidos, en el que se mostró que el valor nutricional de la batata se encontraba en mejor posición que cualquier otro vegetal, tras comparar los niveles de vitaminas A y C, hierro, calcio, proteínas y carbohidratos de varias especies vegetales comestibles.

aguacate-laxante-natural

El aguacate o palta es de por sí una alternativa sabrosa y versátil en la cocina: aporta grasas monoinsaturadas, de beneficio para la salud, además de ser ricos en ciertas vitaminas saludables como la B, K y la antioxidante E. El consumo regular de aguacate ayudaría a reducir el colesterol alto, así como reduciría el riesgo de desarrollar varios tipos de cáncer, entre otras ventajas.

El germen de trigo, por su parte, es aporte de nutrientes y fibra, de vitamina E, ácido fólico, zinc y magnesio, además de ácidos grasos esenciales  y fibra. Es un buen energizante natural, mejora el tránsito intestinal, contribuye a conciliar el sueño y mejora la piel y el cabello, entre otros beneficios.

Finalmente, destacaremos la avena: es una fuente saludable de hidratos de carbono complejos, fibra y de ciertas vitaminas como algunas del complejo B. También aporta ácidos grasos Omega 3 y potasio. La recomendación es incorporar avena a la dieta diaria, para mejorar el tránsito intestinal y para mantener a raya el colesterol. Podéis consumirla en el desayuno, con ensaladas o bien ya como parte de postres o de panificados.

Imágenesbilanka.com

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *