Mamas tuberosas: causas y solución

Es habitual y totalmente normal que las mujeres presenten ligeras diferencias entre sus pechos. Puede que un pecho tenga una forma o presente una posición ligeramente distinta al otro, o que un seno sea más grande que el otro. Por lo general, estas diferencias no se aprecian externamente y no suelen suponer una amenaza médica; pero, en ciertas ocasiones, el desarrollo desigual de los senos puede desembocar en problemas físicos significativos, además de problemas psicológicos derivados de la falta de aceptación de la propia imagen corporal. Esto sucede con las denominadas como mamas “tubulares o tuberosas”. Hay que tener en cuenta que el tamaño, la forma, la simetría y la proporción de los pechos juega un papel significativo en el equilibrio físico y emocional de la mujer.

¿Qué son las mamas tuberosas?

Los pechos tuberosos, también conocidos como senos tubulares o constreñidos, son una anomalía en la forma del seno. Se trata de una afección genética que se produce por un insuficiente desarrollo del tejido mamario durante la pubertad, y que se traduce en la formación de senos asimétricos y alargados. No son únicamente pechos pequeños, son pechos que no se han desarrollado completamente y que presentan forma de tubo alargado. La base del pecho tuberoso es estrecha y está envuelta con gran cantidad de piel.

Hay que tener en cuenta que el pecho crece y se desarrolla a partir de su base, donde se produce la unión con el músculo pectoral. El pecho tuberoso se forma porque en la base de la mama, bajo la areola, aparece un tejido fibroso en forma de anillo que impide el completo desarrollo de la mama, estrangulando su crecimiento y limitándolo a crecer por dentro del mismo.

 

 

Los senos tuberosos pueden variar en función del grado de severidad o deformación. En su forma leve el seno se caracterizapor contar con un alto pliegue debajo del pecho y una corta distancia entre el pezón y el pliegue debajo del pecho. Los casos más severos se caracterizan por una opresión en la parte inferior de la mama y una forma alargada de los senos, así como también una herniación de la areola (zona marrón alrededor del pezón).

Los efectos más visibles son los siguientes:

  • Forma alargada del pecho.
  • La base del seno es más estrecha de lo normal.
  • El pliegue debajo del pecho está muy alto.
  • La areola se ha vuelto un poco más ancha y más abovedada.
  • Los pechos presentan un tamaño más pequeño de lo habitual.
  • Diferencias de tamaño entre ambas mamas, ya que esta anomalía puede afectar en diferente grado y forma a cada seno.

¿Cómo se corrigen las mamas tuberosas?

Las técnicas quirúrgicas necesarias para corregir los pechos tuberosos varían en función del grado de desarrollo del tejido mamario o hipoplasia. Para corregirlas se pueden emplear técnicas para expandir el tejido, colocar implantes mamarios, aumentar las mamas, corregir el excesivo tamaño de la areola…

En general, la base de la mama tendrá que estirarse con un implante; para poder conseguirlo el cirujano debe romper el tejido fibroso que se ha formado en la base de la mama antes de colocar la prótesis mamaria que corrija la malformación.

Si la paciente presenta poca constricción en la base y los pezones están en una posición relativamente normal, a menudo basta con un implante mamario. En casos más severos es posible que se necesite un expansor de tejido que gradualmente estirará la base de la piel, combinándolo con un procedimiento de pezón (la cirugía en esta área tendrá como objetivo reducir la prominencia y la cúpula del pezón y posiblemente su diámetro). Se trata de un procedimiento creativo, en el que el cirujano puede mejorar de forma sustancial la forma, el tamaño y la simetría de los pechos.

 

Dr Julio Puig: miembro de AECEP y director de las clínicas Dr.Puig

 

Imágenes: Pinterest, tribunapr

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *