¿Mal aliento? Te contamos como deshacerte de él

El mal aliento puede surgir por muchas causas. ¿La más común? Una higiene bucal incorrecta. Es importante para la salud mantener una correcta limpieza de la boca. Te contamos algunas indicaciones para olvidarte del mal aliento.

Como ya hemos comentado, una correcta higiene bucal es muy importante. Hay que cepillarse los dientes después de cama comida para retirar los excesos de comida que quedan entre los dientes y, además, para retirar la placa bacteriana que se oculta debajo de las encías y que causa el mal aliento y la descalcificación de la dentadura.

Además, debes usar hilo dental porque en ocasiones el cepillo no elimina todos los restos de alimentos entre los dientes y esas partículas pueden causar una infección como la gingivitis. Y si eres de las que usan enjuague bucal, debes saber si lleva alcohol, puede causar mal aliento cuando desaparece su sabor.

Te recomendamos que uses un cepillo de dientes que incluya una parte para limpiar la lengua ya que es un órgano que atrapa muchos microbios y bacterias que pueden producir mal aliento, para eso muy útil este tipo de cepillos ya que puedes limpiar la lengua y las paredes internas de las mejillas para eliminar cualquier suciedad. Y no olvides cambiar periodicamente el cepillo de dientes ya que en él se acumulan cientos de bacterias. Los especialistas recomiendan hacerlo cada dos o tres meses y también si acabas de salir de un virus o resfriado ya que podrían quedar bacterias infecciosas.

No ingieras mucha cafeína ya que ralentiza la producción de saliva, lo que puede secar la boca y producir mal aliento. Y mantente hidratado durante todo el día ya que consumir la cantidad de agua adecuada estimula el flujo salival y si tu boca no está reseca, es menos probable que tengas mal aliento.

Las dietas bajas en hidratos de carbono producen cetosis, que es el proceso que obliga el cuerpo a quemar grasas y las proteínas generan mayor cantidad de energía. Al ser un proceso alimenticio estricto, el cuerpo libera sustancias químicas como cetonas, que causan un hedor bastante fuerte. También la obesidad puede ser un factor determinante en el mal aliento.

Fuente: Mejor con Salud

Imágenes: Rock&Pop, Cogniland, La Guía de las Vitaminas

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *