En los alimentos de otoño, el naranja será el protagonista

Comer es una experiencia global en la que intervienen todos o casi todos los sentidos. La vista es tan importante como el sabor en el proceso de anticipación, eso que coloquialmente se llama “comer con los ojos”.Cuando en un restaurante o en un establecimiento optamos por un plato o adquirimos un producto, a veces lo hacemos “porque nos entra por la vista”. Asimismo , y como resultado de nuestra experiencia, asociamos sensaciones a los distintos tonos o colores de los alimentos. Lo rojo al picante, lo verde a lo fresco, lo azul a lo marino. ¿Y lo naranja? ¿Por qué lo asociamos a los alimentos de otoño?

El naranja suele asociarse, en alimentación, a la temporada de otoño que acabamos de iniciar, sobre todo en lo que respecta a sus frutas y verduras. El motivo podría ser cultural y tener que ver con la famosa calabaza de Halloweeen , típica de estos meses y que se ha convertido en todo un símbolo de la estación. Por otro lado, el naranja es un tono que asocia al campo, a la caída de la hora y al cambio del paisaje.

En esta naturaleza otoñal, también teñida de amarillo y marrón destacan también, además de la calabaza, de la que luego recordaré sus propiedades principales, las setas. Si la climatología lo permite, las encontramos desde mediados/ finales de octubre – dependiendo de la región – hasta que den comienzo las primeras heladas. La más conocida, junto con el boletus, es el Níscalo, precisamente de color naranja.

El también conocido como Robellón o Mízcalo es un buen exponente de las propiedades de los hongos: alto valor proteico, ricas en minerales y sales minerales, muy hidratantes y de nulo aporte calórico. Aunque se usa mucho en guisos, se puede tomar simplemente a la plancha y será un gran alimento, que nutre y no engorda.

Es misma función, la de alimentarnos sin ponernos kilos de más, la cumple la zanahoria, que no es precisamente un alimento de otoño, pero sí es el más característico del color naranja. Siempre se la relaciona con los betacarotenos, unos compuestos químicos que tras su paso por el hígado humano se convierten en vitamina A. Estos nutrientes vegetales son los que le dan el color naranja. Ya se sabe, nos protegen contra los efectos nocivos de la radiación solar. Si hablamos de minerales, no debemos olvidarnos citar su aporte de potasio. En menor cantidad, también magnesio y calcio. Mejor tomarla cruda. Apenas aporta calorías y es muy sana.

La naranja madura en otoño. Está en su mejor momento para el consumo y, si, merece la pena entretenerse en casa cada mañana en exprimir unas naranjas para poder consumir un zumo natural. No le pongáis azúcar, que la fruta ya lleva bastante y acabamos perdiendo las características saludables. El zumo, sin colar; dejad la pulpa, donde se encuentra la fibra, muy necesaria. De esta fruta nunca está de más destacar sus altos índices de vitamina C, el verdadero antioxidante natural, imprescindible en la síntesis del “pegamento” de los huesos y tejidos; el colágeno.

La calabaza, tan peculiar, el alimento de otoño por antonomasia, es una verdura realmente sana y muy suave de sabor, lo que la hace ideal para la alimentación infantil. Tiene también mucha fibra, potasio y vitamina A. Las semillas son muy ricas y de alto contenido en zinc, bueno para la astenia otoñal.

Y para poner el toque de color, naranja, por supuesto, la cúrcuma, genial en estos meses de cambio de tiempo para ayudar al sistema inmunitario a luchar contra los resfriados. Esta especia de origen hindú ayuda también a la eliminación de los gases intestinales.

 Anotad también estos otros alimentos asociados con el otoño: la castaña, la batata y el caqui.

 

Ata Pouramini es director de Quiropractic Valencia y autor del libro “Tú eres tu medicina.Es orientador en salud, experto en nutrición y uno de los quiroprácticos más reconocidos . Estudió Nutrición en la Oxford Brooks University, es Licenciado en Ciencias Humanas, Master en Ciencias Quiroprácticas, Doctor en Quiropráctica  y miembro de la Asociación Española de Quiropráctica. 
 

 

 

 

 

Autor: Ata Pouramini

atprm!6336

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *