Lo que debes saber para prevenir las manchas en la piel

El verano es la época más esperada del año para los amantes del sol. Si te encanta pasar horas y horas tumbado bajo él deberías saber que mientras tu disfrutas, tu piel sufre. Pero, con conocimiento de causa y cabeza se puede seguir disfrutando del sol que tanto nos alegra y de su vitamina D.

Con la llegada del buen tiempo, hay que tomar las medidas necesarias para cuidar de nuestra salud y la de nuestra piel. Siguiendo las medidas de seguridad requeridas, todo estará bajo control y podrás disfrutar tranquilamente de una de las mejores épocas. ¡Diversión asegurada!

La piel tiene memoria. Estamos cansados de oírlo pero es la verdad. Si no la protegemos y la cuidamos diariamente puede llegar a envejecer más rápido de lo normal. Aunque tomar el sol en la playa o en la piscina en verano nos encanta, hay que tener cuidado con el sol porque el exceso de este es perjudicial. A la vez que nos broncea y nos deja un color divino también daña la piel.

 

 

¿Envejecimiento prematuro? Puedes evitarlo si no te expones mucho tiempo al sol sin protector solar. De lo contrario, tu dermis va sufriendo y al final acaban apareciendo las indeseadas manchas. Si practicas deporte en verano, sobre todo, usa gafas de sol y ¡Ponte crema! Procura también usar gorras para proteger tu cabeza de los golpes de calor.

El daño solar se va acumulando poco a poco, y a lo largo de los años pueden ir apareciendo manchas en las zonas más expuestas. Las manchas en la piel son uno de los símbolos que más plasma el paso del tiempo y el sufrimiento de nuestra piel. La mejor opción es prevenirlas, para luchar contra ellas y evitar que sigan apareciendo.

Estar bien hidratado ayudará a cuidar tu salud en general, ya que beber mucha cantidad de agua protege nuestra piel y nos cuida internamente. ¡Ponte crema solar antes de salir de casa! No esperes a llegar a la playa o a la piscina para hacerlo. Aunque vayas sólo a dar un paseo, también necesitas protegerte del sol. No lo creemos, pero va calando en nuestra piel y puede causar daños irreversibles.

¿Mismo protector solar para toda la familia? Los niños y los adultos no precisan del mismo tipo de protección, aunque ambos deben cuidar su piel. Recomendamos usar un protector para la cara y otro para las demás partes del cuerpo. El rostro es una de las partes más sensibles al sol y hay que protegerlo al máximo, ya que es donde suelen aparecer más manchas.

Usa aftersun. Sobre todo si has pasado varias horas bajo el sol. Es una buena forma de volver a hidratar tu piel y de que se recupere de la sequedad.

Recuerda: el mejor escudo es una buena protección.

 

Imágenes: Pinterest

Autor: Júlia Benach

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *