¿Qué son las hemorroides y cómo se tratan?

Las hemorroides son una patología muy frecuente en la sociedad occidental. Afectan tanto a hombres como a mujeres. Se estima que el porcentaje sea entre 50 al 75% de la población que en algún momento desarrolló la enfermedad. Quizás sea el porcentaje más elevado, teniendo en cuenta que muchas personas la padecen en silencio.

¿Qué son las hemorroides?

Son inflamaciones de las venas, en la zona del recto y del ano. Cuando los vasos sanguíneos se dilatan, aumentan de tamaño y provocan molestias como: picor, dolor, ardor, o sangrado de la región anal. Sus causas más comunes son:

  • Sedentarismo.
  • Mala alimentación o pobre en fibras.
  • Obesidad.
  • Embarazo.
  • Tabaquismo.
  • Sexo anal.
  • Mantenerse muchas horas de pie o sentado.
  • Factores hereditarios.

¿Cómo curar o tratar las hemorroides?

Pueden considerarse como un trastorno benigno, ya que aproximadamente el 90% de los pacientes no requerirá cirugía para aliviar los síntomas.
Para erradicarlas completamente es necesario llevar un estilo de vida saludable, de no ser así existe el riesgo de volver a contraerlas.

Recomendaciones

  • Evitar reprimir el deseo de ir al baño.
  • Utilizar para la higiene compresas húmedas tibias, en lugar de jabones y otros productos que puedan empeorar la irritación.
  • Utilizar pomadas y cremas especiales para las hemorroides, que contienen anestésicos para aliviar los síntomas.

  • Aumento de fibra en la alimentación: Consumir frutas, verduras, y cereales integrales, que benefician mucho ayudando a combatir el estreñimiento.
  • Hidratarse correctamente: Ingerir suficientes líquidos, por lo menos 8 vasos de agua natural al día.
  • Practicar ejercicio con regularidad: Esta actividad nos permite reducir el tiempo que permanecemos sentados y previene la obesidad. También favorece la movilidad intestinal, y ayuda a prevenir el estreñimiento.
  • Realizar baños de asiento con agua templada: Ayuda a reducir la inflamación y el ardor.

Importante

La mayoría de las hemorroides se pueden curar cambiando los hábitos, el estilo de vida, y la alimentación. Sí de esa manera no funciona, y siguen los síntomas, se pueden tratar mediante procedimientos no quirúrgicos, como radiofrecuencia, banda elástica, fotocoagulación.
La primera vez que aparecen, es recomendable acudir al médico para que indique lo más adecuado para el caso concreto.

Imágenes: medicinaestéticaibderm, Eme de Mujer, ICU VITA, Botanical-online.

Autor: Redaccion Nosotras

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *