Las fases del amor: “¿cuándo se pasa de la peli porno al parloteo cursi?”

Algunos estudios científicos y quejicas sentimentales, como el escritor francés Frédéric Beigbeder, afirman que el amor dura tres años. Que con el tiempo, ese sentimiento que nos inunda al principio acaba mutando en algo más racional, más maduro, ¿más aburrido?

Frédéric Beigbeder dice en su libro “El amor dura tres años” que “En amor la situación empieza a ser realmente preocupante cuando se pasa de la peli porno al parloteo cursi”. Y es que realmente hay una evolución del amor, una evolución invertida en la que el enamoramiento deja paso a otros sentimientos como la tranquilidad, la amistad, la confianza y el respeto.

En toda relación duradera llega un inevitable momento en el que surge la pregunta ¿por qué ya no es como antes? ¿se está muriendo? Con todas estas preguntas (y muchas más), queremos analizar las diferentes fases del amor con el fin de encontrar las respuestas. ¿Nos ayudas?

Los primeros meses estáis hechizados, véis la vida de color rosa, es el enamoramiento. Os estáis conociendo y por más que te fijes no consigues ver ningún defecto en tu compañero. No es que sea perfeto, es que aún no has descubierto sus carencias.

Os pasáis el día juntos, los besos son apasionados y muy frecuentes, cada roce es como una descarga eléctrica y el sexo es genial.

En general, en esta primera fase se libera mucha adrenalina, lo que justifica los comentarios que afirman que estás más delgado y tienes cara de cansado. El cuerpo no puede aguantar este ritmo por mucho tiempo, por lo que la etapa de enamoramiento, con todas sus sensaciones fisionómicas dura tres escasos meses.

A los seis meses, el cuerpo aumenta la secreción de oxitocina, la hormona que provoca el parto y hace que aumente la necesidad de mimos. Las noches de sexo desenfranado dejan paso a las sesiones de pelis y arrumacos en el sofá.

Los sentimientos de afecto y unión se hacen más fuertes, algo fundamental para consolidar la relación y hacerla fuerte. Además, el sexo es más satisfactorio porque os recreáis en los preliminares.

La llama de la pasión de los primeros meses se va extinguiendo poco a poco, pero la relación es más segura y tranquila, dos ingredientes básicos de la felicidad.

Al año, la dopamina y la serotonina van decreciendo y sientes más ganas de pasar tiempo con los amigos. Se empiezan a combinar las citas íntimas con los encuentros en pandilla y las nubes de crisis acechan constantemente. Sin embargo, recuperar tu vida social es de lo más normal e incluso conveniente de cara a la pareja.

Esta fase sirve como entrenamiento para la siguiente: el segundo año. El mayor peligro de las parejas puede hacerse realidad en este punto, caer en la monotonía y darlo todo por sentado.

No dejes de decirle lo mucho que significa para ti e introduce cambios en vuestra rutina, innova, experimenta.

Si la relación llega finalizar, la pareja que sembró los cimientos de la amistad, seguramente asimilará mejor la ruptura. Las relaciones que se basan en el aspecto físico, generalmente van y vienen y a veces ni siquiera existe un adiós formal, sino un simple alejamiento en que la amnesia es el factor común.

Para terminar, os dejo con un fragmento de “El amor dura tres años” que invita a la reflexión:

“A menudo nos dicen que, al cabo de cierto tiempo, la pasión se convierte en ‘otra cosa’, más sólida y más hermosa. Pero esa ‘otra cosa’ es el Amor con A mayúscula, un sentimiento menos excitante, es cierto, pero también menos inmaduro. Me gustaría ser absolutamente claro: esa ‘otra cosa’ me toca los cojones, y si el Amor es eso, entonces dejo el Amor en manos de los gandules, de los descorazonados, de la gente ‘madura’ que vive varada en su comodidad sentimental.”

¿Estáis de acuerdo?

Ver más…

Conquista a tu chico según su horóscopo. Averigua cómo es y …¡ataca!

Porque adelgaza, porque da gustito, porque sí… ¡8 razones para practicar el sexo!

9 claves para ser irresistible: conviértete en una profesional de la seducción

Autor: Ana Pitarch

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *