La vasopresina: La hormona que puede acabar con las infidelidades

A la vasopresina se la denomina “la sustancia química de la monogamia”. Numerosas investigaciones científicas han demostrado que la supresión de esta sustancia en los hombres puede provocar que se reduzca el interés por su pareja y busquen esa química en otras mujeres. Y es que, cuando la química con nuestra pareja disminuye, ya no es solo por el paso del tiempo o el desgaste de la convivencia sino que puede que se trate simplemente de un proceso químico. Nosotras queremos contarte algo más acerca de estos estudios.

final mano

 

A pesar de que estas investigaciones pueden ser muy discutidas, no se puede negar la gran influencia de la biología en la cultura y la sociedad. La vasopresina, también denominada “gen de la fidelidad”, se trata de una hormona que ha sido muy estudiada científicamente. Por ejemplo, para el psicobiólogo Ignacio Morgado, profesor catedrático de la UAB, la vasopresina acaba con las infidelidades.

Según el doctorunos científicos americanos hicieron un experimento con dos ratones, uno polígamo y otro monógamo, durante el experimento, le inyectaron al ratón polígamo vasopresina y el resultado fue que el ratón polígamo se convirtió en monógamo. Lo cierto es que se han realizado también experimentos con humanos y los resultados han sido sorprendentes, pues se ha detectado que los hombres con un incrementos mayor de esta hormona son menos infieles ¡Qué fácil sería que con tan solo una inyección de esta sustancia, de repente los hombres fueran eternamente fieles!

final pareja

Sea como fuere, la realidad es bastante más compleja y, al final, la fidelidad y los estados psicológicos de una persona, no pueden depender en exclusiva de una hormona. Pero, al menos, estos estudios, pueden acercarnos a otras realidades. Para el doctor Morgado somos seres duales entre emociones y razón, y este equilibrio es el secreto de nuestro bienestar. Según apunta Morgado, la clave para ese equilibrio no es reprimir las emociones sino educarse emocionalmente para compensar la reactividad emocional heredada. La conclusión entonces sería: ” A cuanta más sobre-emoción heredada, más razón aprendida”.

¿Qué opinas tú al respecto?

Imágenes: Pinterest, Google Imágenes

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *