Mobile porn - Watch porn - free porn - porn - free porn - Porn Movies - HD Sex Porn - HD Sex Porn

¿Qué es la menopausia precoz?

Se habla mucho de la menopausia, de sus síntomas, de la horquilla de edades en las que puede aparecer y también de lo que supone tanto física como psicológicamente para la mujer. Se sabe que es la ausencia de ovulación, la falta de la menstruación de forma regular y de manera continuada hasta su desaparición, en una franja que va desde los 45 a los 55 años. Sus síntomas más característicos son sofocos, sudoraciones nocturnas y aumento de peso, todo relacionado con la disminución de los estrógenos, las hormonas femeninas.

A este malestar físico se une el emocional, también provocado por los procesos hormonales, que causan irritabilidad y a veces, incluso, tristeza, a la vez que fomentan las tendencias depresivas de quienes padecen esta enfermedad. Además, algunas mujeres viven la retirada del periodo como el fin de una época, como el inicio del envejecimiento que a veces coincide con la marcha de los hijos de casa, el llamado Síndrome del Nido Vacío. Una situación complicada en la que a veces la persona requiere ayuda profesional para entender qué esta pasando.

Todos estos cambios hormonales se ven superados con creces por el impacto emocional de la noticia en el caso de la menopausia precoz, sobre la que no se informa tanto como se debería. Como su propio nombre indica es la desaparición precoz de la ovulación. El útero deja de cumplir esta función cuando todavía la mujer está en edad reproductiva. Hablamos de edades anteriores a los 40. (Cuando la menopausia se produce entre los 40 y 45 se denomina menopausia temprana).

La menopausia precoz se debe a varias causas, no siempre definidas nítidamente. De un lado se puede heredar, por lo que siempre es muy importante que si una mujer tiene antecedentes familiares en este sentido acuda lo antes posible a su ginecólogo y le exponga el problema. También puede aparecer tras someterse la persona a tratamientos oncológicos como la quimioterapia o radioterapia, por un fallo ovárico prematuro, o debido a una histerectomía, una ligadura de trompas u otra intervención ginecológica importante.

En todos los casos, hoy en día, estas mujeres pueden ser madres gracias a la reproducción asistida mediante distintos procesos. De un lado, si se han realizado pruebas de fertilidad ante un problema de antecedentes familiares, es posible que hayan congelado sus óvulos mediante un tratamiento de vitrificación de óvulos. Congelar los óvulos les permitirá su implantación al cabo de los años, evitando las prisas por lograr el embarazo cuando todavía no se encuentre en el momento personal deseado.

Por otro lado, si la paciente se encuentra de repente con que no puede quedarse embarazada y se descubre que tiene menopausia precoz puede recurrir a una Fecundación in vitro FIV. Estos óvulos se fecundan, en el laboratorio, con el semen de la pareja de la paciente, o de otro donante anónimo, y el embrión resultante se coloca en el útero de la mujer receptora.

Siempre, de cualquier manera, lo mejor es proceder a un estudio de la fertilidad a edades tempranas para evitar la incertidumbre de posibles problemas futuros para concebir.

Fulvia Mancini es Directora Médica de Clínicas Eva

Más sobre: fertilidad | menopausia | mujer | ovarios |
  • Escribe un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *