La mamoplastia, sin relación con el cáncer

Cada año se diagnostican en nuestro país 26.000 casos de cáncer de mama. Frente a la frialdad de las cifras, que esconden tragedias personales, me alegra mucho poder contaros que los avances en diagnóstico y tratamiento ofrecen mayores índices de supervivencia de las enfermas.

De cualquier manera, es lógica y muy necesaria la preocupación con la que muchas de mis pacientes se acercan a la clínica a la hora de someterse a un aumento de mamas. Y no, aunque el cáncer no tiene nada que ver con el implante de prótesis, tengo que matizar que es preciso que el procedimiento se haga correctamente para que esto llegue a ser una verdad absoluta.

Aunque a veces resulte increíble tener que decirlo incluso a los propios profesionales, la salud del paciente es lo primero. En este sentido, la prótesis siempre debe ponerse detrás del músculo, por explicarlo de forma sencilla. De esta forma en las revisiones encontremos sin ningún problema cualquier pequeño bulto y facilitaremos el trabajo de diagnóstico de las mamografías.

En el otro lado, se están ofertando mamoplastias con altas y postoperatorios express, realizadas sobre el pectoral. Esta técnica facilita la labor del cirujano en quirófano, pero insisto, obstaculiza la detección de bultos y pequeños tumores.

Así pues, si estáis pensado en aumentar vuestro pecho, aseguraros que el procedimiento sigue estándares seguros al 100% para vuestra salud. Y en la visita al cirujano traed todas vuestras preguntas bien preparadas e incluso escritas para no olvidaros nada importante.

Seguro que en vuestra lista no faltará otro de los clásicos: ¿Se puede fracturar una prótesis durante una mamografía? La respuesta es que No. Aunque la técnica puede resultar algo incómoda para la mujer, es inocua y está diseñada para tolerar la presión de la prótesis, por la cual cosa no hay que preocuparse.

Por último, pensad que a las revisiones habituales ginecológicas de la mujer se suman las que realizamos en la consulta como seguimiento de la intervención estética. Así mismo,  la vigilancia se duplica o, como se dice popularmente – y que nos viene fenomenal en el tema de hoy-,  mujer prevenida vale por dos.

 Moisés Martín AnayaMoisés Martín Anaya es cirujano plástico y estético. Licenciado y Doctor Cum Laude por la Universidad de Salamanca, dirige la Clínica Moisés Martín Anaya y ejerce como especialista en el Hospital Virgen de la Paloma, en Madrid.

 

Autor: Moisés Martín Anaya

mranya!7845

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *