La felicidad está en saber relativizar

21eb91108af7cc41ece31d98108bed17

Si observamos a nuestro alrededor enseguida vemos la gran multitud de personas que nos rodean. Todas ellas completamente distintas a nosotros, con sus propios valores, cualidades, inseguridades y sueños. Sin embargo, aunque todos seamos únicos y singulares hay algo que tenemos en común: El deseo de encontrar la felicidad. Nos perturba no saber con exactitud que nos acerca o nos aleja de ella y acabamos mentalmente agotados al emplear demasiado tiempo intentando averiguar la receta de la felicidad.

La mayoría del tiempo asociamos alcanzar ciertas aspiraciones con la felicidad. “Seré feliz cuando encuentre pareja” o “cuando consiga un trabajo que me guste”. Pero la realidad es que cuando por fin logramos conseguir cualquiera de nuestras metas, nos damos cuenta de que la felicidad no se hallaba en ellas. Podemos sentir cierta satisfacción al obtener un logro, pero esta se esfuma con frustrante rapidez.

Woman using digital tablet in hammock

Así van pasando los años y nosotros seguimos preguntándonos ¿qué hemos hecho mal? Por eso tenemos que saber que la felicidad esta asociada con la manera en la que percibimos nuestro presente. Hoy en día vivimos en una sociedad donde predominan valores como la ambición, el materialismo, el inconformismo y la generación de necesidades innecesarias, por eso sentirnos satisfechos con nuestra situación actual es una tarea muy complicada.

Pero la filosofía budista o la psicología cognitiva asegura que la felicidad se determina por nuestro estado mental y no por nuestras circunstancias externas. Sufrir la perdida de un ser querido o que nos suban el sueldo son acontecimientos externos que pueden provocar tristeza o felicidad a corto plazo, pero jamás de manera duradera. Nuestro problema reside en que confundimos el placer temporal con la felicidad, por esa razón nos volvemos adictos a los logros y a las emociones momentáneas que nos generan.

Lecciones-para-ser-mas-felices-1

El camino para encontrar la felicidad está en lograr el perfecto equilibrio entre nuestras metas y nuestra capacidad de conformarnos con lo que tenemos. Es cierto que ser conformista siempre ha sido sinónimo de tolerancia y sumisión, pero también hay que tener en cuenta que nuestra obsesión con no conformarnos puede jugar en nuestra contra. Nos falta capacidad de apreciación por miedo a quedarnos estancados.

Vivimos más pendientes de lo que nos falta que de lo que tenemos, nunca estamos satisfechos, porque según nuestro sentido común, mas es siempre mejor. Sin embargo, si queremos ser felices tenemos que sacrificar ciertas cosas. Debemos comprender, que la clave de la felicidad es necesitar muy poco, ya que cada vez que creamos una nueva necesidad nos hacemos daño a nivel psicológico. Esto se debe a que solo podemos disfrutar de aquellas cosas las cuales podemos prescindir. Por ejemplo, si nos regalan un collar de diamantes, solo podremos disfrutar de el cuando pensemos: “si este collar se pierde tampoco seria tan grave”.

Si lo pensamos lógicamente no tiene sentido sentir miedo, ya que lo peor que nos puede pasar en la vida es encontrarnos con la muerte y eso ya lo tenemos asegurado. Cuando sintamos miedo, ansiedad o estrés repitámonos a nosotros mismos “Voy a ser feliz ante cualquier adversidad o desgracia porque sea lo que sea, no es el fin del mundo” La clave esta en quitarle importancia a la vida comprendiendo que no hay nada suficientemente importante. Darnos cuenta de que podemos ser felices a pesar de nuestros inconvenientes ya que estos nos harán descubrir cosas maravillosas sobre nosotros mismos. Si, incluso el dolor puede ser maravilloso si sabemos comprenderlo. Apliquemos la renuncia mental a nuestras vidas: ¡nos permitirá dejar de sentir miedo y empezar a disfrutar de verdad!

Imágenes: Pinterest

Más sobre: felicidad | feliz | psicologia |

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>