Salud en tu alimentación ¡Aprendiendo a comer bien!

La glándula tiroides tiene una función clave en nuestro organismo: regular el metabolismo y el gasto energético. Por ello, un desequilibrio en esta glándula, tanto por exceso como defecto, puede perjudicar gravemente a nuestra salud. Es importante tener en cuenta que tu alimentación puede ayudar a activarla o a frenarla. A continuación te mostramos los productos que más le convienen.

Consumo ocasional

Cafeína: por todos es sabido que las bebidas ricas en cafeína te ayudan a sentirte con más energía para afrontar el día. Sin embargo, debes tener en cuenta que un consumo elevado de las mismas pueden forzar tu tiroides.

Embutidos: con el hipotiroidismo el metabolismo funciona más lento y nuestro organismo es más propenso a acumular grasas. Por ello, es importante que reduzcas el consumo de embutidos, ricos en grasas saturadas. Lo mismo ocurre con los fritos, que contribuyen a aumentar el colesterol.

Soja: si se tiene hipotiroidismo no es recomendable ingerir demasiados derivados de la soja, ya que pueden interferir en el metabolismo del yodo, esencial para la actividad de la tiroides.

Consumo moderado

Marisco: un aumento en la ingesta de yodo contribuye a estimular la función de la tiroides. 100 g de marisco son más que suficientes para cubrir las necesidades diarias de este mineral. Es especialmente recomendable en caso de hipotiroidismo.

Quesos curados: tienen un alto contenido en yodo, sin embargo no se deben consumir con frecuencia debido a su nivel elevado de grasas saturadas.

Carne roja: con un alto contenido en hierro, este producto contribuye a favorecer el funcionamiento de la tiroides. Pero, ¡ojo! Un exceso de este tipo de carne puede ser contraproducente para la glándula, ya que le obligaría a hacer un sobreesfuerzo.

Coliflor y brócoli: estas verduras están especialmente indicadas para aquellas personas que padezcan de hipertiroidismo, ya que ayudan a paralizar una actividad excesiva de esta glándula.

Consumo frecuente

Cereales integrales: son un aliado perfecto para mantener el buen funcionamiento de la tiroides. Tanto para hipertiroidismo como hipotiroidismo son aconsejables en la dieta porque equilibran la producción de tiroxina.

Legumbres: ricas en hierro, las lentejas o garbanzos nos ayudarán a cuidar nuestra glándula. Un truco es combinarlas con pequeñas cantidades de algas: la eficacia aumenta.

Bacalao: casi el 80% del yodo que consumimos a través de la alimentación es eliminado mediante la orina. Por eso, resulta fundamental restablecer sus valores con una dieta adecuada. Es por ello, que puedes incorporar a tu alimentación el bacalao, gran fuente natural de yodo. Tómalo una vez por semana.

Germinados: además del hierro, otros minerales como el selenio o el zinc contribuyen a mantener una correcta actividad de la tiroides. Para prevenir su déficit, incorpora germinados a tu dieta.

Imagen: lahora.com.ec.

Autor: Carmen Martinez

Comparte esta noticia en

1 Comentario

  1. Hola, me gustaría saber que alimentación para regular un período irregular debido a ovarios poliquisticos, también problemas hormonales.
    Gracias.
    Un saludo.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *