Hinchazón de pies: ¿por qué se produce?

Muchas mujeres sufrimos de pies hinchados, muchas veces por las noches, tras una jornada intensa, al estar mucho de pie o bien cuando se viaja. Estos edemas, las más de las veces, están vinculados con la circulación sanguínea, pero también puede suceder que estén alertando sobre una insuficiencia cardíaca o algún problema de índole renal. En esta ocasión, intentaremos ver los motivos por los que se puede producir la hinchazón de pies.

En primer lugar, la causa más frecuente de la hinchazón de pies es la insuficiencia venosa, de aquí que se produzcan más cuando haya problemas circulatorios en los miembros inferiores, sobre todo, cuando hay várices o venitas. Se puede deber al cuadro conocido como “dermatitis ocre”, producto de insuficiencia venosa que tiene como síntomas piernas pesadas, picazón, piel más fina y caída del vello, entre otras señales de alerta.

Pero también puede suceder que los pies se hinchen como consecuencia de la humedad y del calor, de aquí que sea un problema más presente durante el verano o cuando se están en alguna zona tropical. En estos casos, cuando son producto de las altas temperaturas, se produce una vasodilatación de las venas y una acumulación de sangre en ellas, que libera líquido que hincha y molesta en los pies.piernas_cansadasMejor explicado: vale recordar que la sangre está compuesta por células y suero, que a su vez está formado por solutos de cloro/sodio/fósforo y proteínas. A través de los poros de las venas emerge un trasudado compuesto por agua y sodio al espacio entre las estructuras venosas y la piel, ocasionando la hinchazón.

Existen también otros problemas, como la diabetes, hipertensión, colesterol y el mismo paso de la edad, que favorecen la aparición de los edemas, así como algunos fármacos vasodilatadores -como los utilizados para tratar la hipertensión-. Sin embargo, la hinchazón en los pies es también una afección bastante frecuente en mujeres sanas que han tenido varios embarazos y cuyo circuito venoso se ha podido ver también afectado por la edad o por el sobrepeso.

Pero más allá de estos factores, como se adelantó, que los pies se hinchen puede tener que ver con otro problema mayor, como ser la insuficiencia renal o algún trastorno cardíaco. En todo caso, habrá que hacer la consulta médica correspondiente.

De este modo, el exceso de líquidos se puede deber a un problema renal que haga que se acumulen más líquidos en el organismo o bien en la imposibilidad del corazón de impulsar bien la sangre, lo que reduce a su vez el filtrado de los riñones. Este mal funcionamiento cardíaco puede llevar a que el corazón no pueda realizar bien la aspiración de la sangre en el proceso de circulación de retorno, lo que ocasionaría que se acumule en las extremidades inferiores, aumentando la presión venosa.

Finalmente, otro de los posibles orígenes de estos edemas es que haya una obstrucción de la circulación en los ganglios linfáticos (en especial, los de la ingle) o bien ya en las venas como consecuencia de una tromboflebitis. El embarazo es, así también, otro estado en el que es más probable que los pies se hinchen.

Imágenes: notasnaturales.com

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *