Hidratos de carbono ¡Cómo incluirlos en tu dieta!

Para el cerebro, el corazón y los músculos, los hidratos de carbono son una fuente básica de energía Se trata del nutriente  que más debe abundar en nuestra alimentación, ya que aportan la energía vital que nuestro cuerpo necesita para afrontar el día a día. A continuación te descubrimos qué alimentos ricos en hidratos de carbono debes incluir en tu dieta y cuáles debes moderar.

Evita tomarlos con frecuencia

Licores: sólo contienen calorías vacías que alteran la calidad del sueño, y además, nos engordan. Evita sobre todos los que son de tipo crema, ya que contienen más de un 50 % de azúcar.

Refrescos: pueden llegar a contener hasta 10 cucharadas de azúcar, además de una elevada tasa de ácido fosfórico, lo cual hay que evitar, ya que impide la absorción de calcio favoreciendo, así, la osteoporosis.

Repostería industrial: sólo debemos tomarla una o, como mucho, dos veces por semana. Se trata de una combinación de grasas hidrogenadas, azúcar y harina. Mejor, opta por dulces caseros.

Mermelada: ten cuidado con la que contiene más de un 50% de azúcar. La alternativa siempre son las bajas en azúcar (0,5 gramos/100 gramos), pero sin abusar.

Sólo moderadamente

Cerveza: una alternativa para tomar entre horas. Hidrata, contiene vitaminas y minerales y apenas engorda (una caña ronda 100 calorías). Tómala con moderación y sin picoteo.

Pan blanco: es una gran fuente de calcio y de hierro. Sin embargo, contiene 3 gramos de fibra por cada 100 gramos, la mitad que en su versión original.

Patata: un alimento bajo en grasa, rico en hidratos y potasio. Opta por tomarlas al vapor o cocidas y de forma puntual, ya que su índice glucémico es alto.

Castañas: son uno de los frutos secos con más hidratos complejos y menos calorías (sólo 15 calorías por unidad). Además, contienen grasas buenas y vitamina C.

Pasta: sin duda, uno de los alimentos más saludables y completos. Aporta abundante cantidad de hidratos, poca grasa y proteínas.

Todas las semanas

Legumbres: imprescindibles por su energía, mantienen estables los niveles de azúcar y ayudan a combatir el cansancio. Opta por las habas y las judías si tienes problemas de estreñimiento.

Copos de avena: es un alimento beneficioso, ya que contiene una gran cantidad de fibra que reduce el colesterol malo. Es el aliado perfecto para nuestros desayunos, ya que son saciantes, digestivos y evitan el picoteo.

Arroz integral: libre de colesterol, grasa y gluten. La versión integral es la más saludable, ya que contiene más fibra y evita las subidas bruscas de azúcar.

Ensaladas y verduras: aportan hidratos de absorción lenta que ayudan a mantenernos saciados por más tiempo, además de minerales y vitaminas.

Imagen: mujerglobal.

 

Autor: Carmen Martinez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *