Frutos del otoño: alimentos que aportan energía

El marrón es uno de los colores básicos del otoño, uno de los tonos de la tierra, de la caída de la hoja y de la mayoría de los frutos secos. En esta estación se nota cierto decaimiento por el cambio horario y de temperaturas ­– la famosa astenia otoñal – y son, precisamente, los alimentos de este color los que nos aportan la energía necesaria para hacerle frente. Así como en verano las frutas y verduras de temporada son las ayudan a luchar contra los termómetros, ahora, hasta la llegada del frío, algunos productos nos aportan los minerales, vitaminas, hidratos y también la proteína necesaria para adaptarnos a los cambios.

Los frutos típicos del otoño son los frutos secos, comenzando por la tradicional castaña cuyo consumo se prolonga hasta la Navidad. Son ideales para llevar en el bolso y en los bolsillos porque nos protegen contra el frío. Aportan hidratos de carbono, pero no grasas. Sí, son calóricas, pero no nos llenan de azúcares artificiales y grasas saturadas. Otro beneficio es su aporte de fibra, potasio, hierro, vitaminas del tipo D y Omega 3. Eso sí, hay que advertir que son algo flatulentas.

Lo mismo les ocurre a las lentejas, uno de los platos más odiados por los niños y que, sin embargo, más energía, fibra y proteínas les aportan. También, muy importante, el calcio, necesario en etapas de crecimiento. Existe un plato que se denomina “Lentejas de Otoño”, pero que varía según el ingrediente estrella. Es decir, la base es la misma: la verdura de fondo, con patata, zanahoria, tomate, cebolla y pimiento verde, pero se puede guisar con castañas, precisamente, con setas de temporada y con conejo entre otros.

Proteína vegetal encontraremos también en las avellanas, almendras y piñones, verdaderas delicias, frutos del otoño muy clásicos en España. Lo más importante es que sacian, aportan energía y sus nivel de Omega 3 es muy satisfactorio. Tienen vitaminas de casi todos los grupos , A. B y E, además de calcio, magnesio, fósforo y potasio.

Las nueces son las reinas de este grupo. Muchos dietistas las recomiendan para nivelar el colesterol bueno y el malo y como elemento clave en la protección de la salud cardiovascular. Aconsejadas también para los procesos inflamatorios, como el reuma y la artritis.

Por último, para quien no los ha probado os recomiendo también los dátiles y las pasas, frutos del otoño muy consumidos en mi país y en oriente en general, pero casi reducidos al consumo navideño en España. Son también fuente de energía y funcionan como suplemento natural en el exceso de actividad mental que suponen exámenes y otros tipos de esfuerzo intelectual. A la vez, inducen al descanso por su rico aporte en triptófano, elemento que interviene en la producción de la melatonina .


Ata Pouramini es director de Quiropractic Valencia y autor del libro “Tú eres tu medicinaEs orientador en salud, experto en nutrición y uno de los quiroprácticos más reconocidos . Estudió Nutrición en la Oxford Brooks University, es Licenciado en Ciencias Humanas, Master en Ciencias Quiroprácticas, Doctor en Quiropráctica  y miembro de la Asociación Española de Quiropráctica. 

Imágenes: Pinterest

Autor: Ata Pouramini

atprm!6336

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *