¿Eres una persona muy sensible?

Existen personalidades altamente sensibles, es decir, personas que tienen un sistema nervioso especialmente sensible, ya que son mucho más conscientes de todas las sutilezas del ambiente a su alrededor y se sienten abrumadas con facilidad. Si a veces notas malestar y no sabes por qué, puede que seas una persona sensible. Nosotras te ayudamos a descubrirlo.

Las personas altamente sensibles tienen una gran capacidad para procesar todo lo que llega a sus sentidos de una manera más profunda y sutil, son más dadas a reflexionar o analizar lo que sucede tanto fuera como dentro de ellas y las cosas les afectan más. A veces, ser demasiado sensible implica también que tus sentimientos se apoderen de tus decisiones racionales, y es aquí donde empieza el problema.

sensible

Las personas sensibles se caracterizan por ser personas muy empáticas que saben siempre lo que les sucede a los demás. Normalmente acostumbran a ser personas socialmente introvertidas, tímidas y de pocas palabras. Además de sensibles, son personas muy perfeccionistas y amantes de los detalles. Por norma general, una mujer sensible suele ser intuitiva, observadora y artística. Pero también es más propensa a la ansiedad, los miedos y a llevar al extremo las tensiones.

sensibleAlgunos consejos que pueden iros bien es, primero de todo, manejar las emociones que se experimenten. Intenta ser tú quien maneja las situaciones y no que sean ellas las que te controlan a ti. A veces la mejor opción es escuchar a tu intuición o a tu sexto sentido, ya que no acostumbra a fallar ante decisiones importantes. Recuerda que no hay que temer ni avergonzarse de ser una persona sensible. Quiérete como eres, porque te lo mereces, y ten en cuenta que no estás sola. No vayas a contracorriente: ser sensible es una parte más de ti, y forma parte de tus rasgos personales ser de esta forma. No intentes ser alguien que no eres, ya que esto podría empeorar tu salud mental y tu bienestar con los demás.

Ten en cuenta estas recomendaciones para poder disfrutar de una vida más alegre, conviviendo con el hecho de ser una mujer sensible. Y no dejes escapar ni una sola de las lecciones que aprendas gracias a tu sensibilidad, ya que es un don que no todo el mundo posee.

Y tú, ¿ya sabes si eres una mujer sensible?

Imágenes: Corbis

Autor: Sara Sánchez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *