Ser altruista tiene beneficios para tu cerebro

El altruismo es la preocupación y dedicación por el bien ajeno, aún a costa de los propios intereses y por motivos exclusivamente humanos. Hay quien se preocupa más por el bienestar de los demás que por el bienestar propio. Si eres una mujer que se preocupa más por los demás que por ti, eres unas persona altruista. Sigue leyendo para saber más sobre el altruismo.

Las personas de carácter altruista tienen más materia gris en una pequeña parte del cerebro que también se relaciona con la empatía. Las personas más generosas tienen más materia gris en la articulación temporo-parietal, una pequeña zona del cerebro donde, como su nombre indica, se unen los huesos parietal y temporal. Ser empática es identificarse mentalmente y afectivamente con la situación de otras personas, una característica relacionada con la solidaridad. Con el altruismo, la persona se entrega a los demás. Las personas prestan algún servicio a otros de manera gratuita y sin obtener nada a cambio.

El altruismo consiste en realizar un servicio a otros con la única finalidad de poder ayudarles de forma desinteresada, aunque tengamos que renunciar a beneficios propios. Las personas altruistas se sienten muy felices cuando hacen algo por alguien. Actualmente, es muy difícil encontrar personas que se preocupen más por otros que por sí mismas: aunque es difícil, no es imposible.

altruistaLo esencial es saber distinguir si nos gusta ayudar a los demás, compartir sus penas sin nada a cambio y ayudar a los que más lo necesitan. Nunca es tarde para cambiar de mentalidad y ayudar a los demás, es más: no hay nada más gratificante que comenzar beneficiando a los de nuestro alrededor para abrir la mente y ser solidarios con los desconocidos. Quien sabe, quizás algún día nos encontramos con alguien especial.

La cooperación siempre es mejor que el individualismo. Un individuo que es altruista con otros, aunque nunca llegue a conocerlos, incluso aunque no pueda esperar que éstos le devuelvan el favor, sabe que en algún momento también podrá recibir ayuda de otros igualmente desconocidos. El altruista no sólo se siente bien consigo mismo si no que suele recibir un reconocimiento social. En definitiva, ser solidarios con los demás nos reporta beneficios a nuestra salud mental.

Y tú, ¿eres altruista?

Imágenes: Pinterest

Autor: Sara Sánchez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *