Entrevista de trabajo: consejos para conseguir el puesto

¡Nervios! Te acaban de llamar para concertar una entrevista de trabajo en una empresa que realmente te interesa ¿Y ahora qué? Gana en seguridad preparándolo todo a fondo: imagen, actitud, respuestas… ¡Seguro que arrasas!

Además de tu currículum, existen muchos factores que pueden influir en que seas la candidata ideal para un puesto de trabajo. Tu actitud, tu motivación, tus características personales, tu imagen…y casi todas ellas se pondrán a examen en la entrevista de trabajo, ya sea de manera encubierta o abiertamente. Te damos algunos consejos para que ningún aspecto falle y te chivamos algunas preguntas que pueden caerte… ¡Pon la suerte de tu lado!

Prepáralo todo con antelación

Si te citan por escrito, lo primero es que contactes con la empresa para confirmar tu asistencia. Asegúrate de coger bien todos los datos, especialmente el teléfono de contacto por si sufres algún imprevisto o retraso ¡Siempre debes contactar con la empresa para justificarlo y disculparte!

Además ten previsto el medio de transporte en el que irás y el tiempo que te tomará ir hacia el lugar de la cita. Si llegas un poquito antes de la hora fijada, mejor. Y si le vas a pedir a alguien que te lleve, que te espere en el coche. Si vas sola darás más sensación de seguridad y de autosuficiencia.

La imagen, un punto clave

Tienes que sentirte cómoda con tu aspecto y con la ropa que te has puesto. Así que elige tu vestuario el día de antes, y pruébate todos los modelitos hasta que te veas perfecta. Eso sí, recuerda que debes adecuarte a la filosofía de la empresa, pero siempre apunta a un estilo semi-formal y moderno.

Intenta evitar la ropa llamativa (estampados, ropa muy ajustada, escotes…) y presta una especial atención a los complementos, ya que es algo en lo que muchos entrevistadores se fijan. Unos zapatos cerrados d tacón medio y un bolso rígido y sencillo de buena calidad son la mejor opción. Asimismo las joyas deben ser muy discretas y nunca deben sonar al moverte.

Prepara a fondo la entrevista

Ponte en situación e imagina qué tipo de preguntas pueden hacerte. Tendrás que conocer muy bien la empresa en la que quieres trabajar, el sector, y el puesto. Es posible que te hagan una prueba práctica o te planteen una situación real para que la resuelvas.

Si es el caso, tendrías que documentarte antes sobre las funciones del puesto y plantearte a ti misma situaciones complicadas para saber cómo las resolverías.

Durante la entrevista ¿En qué se van a fijar?

Para empezar el lenguaje corporal hablará sobre ti antes de que digas nada. Debes saludar al entrevistador de una manera amable pero formal y sentarte derecha y correctamente en la silla. Si te sientas al borde, denotarás inseguridad, y si lo haces muy tumbada, darás sensación de falta de respeto. Mira a los ojos del entrevistador durante el transcurso de la entrevista (pero sin intimidar) y no le tutees si no te lo indica. Muéstrate atenta y simpática y evita, golpear con el boli en la mesa y moverte mucho en el asiento: debes estar tranquila y relajada.

También tendrán en cuenta tu forma de expresarte y tu actitud. No seas muy pelota (se nota demasiado) o demasiado cercana (a ver si van a pensar otra cosa…). Haz que parezca que esa entrevista es lo más importante para ti sin llegar a contar tu vida o dar pena ¡Nunca hay que parecer desesperado!

Y por supuesto, repasa bien lo que pusiste en tu currículum y en tu carta de presentación. Mentir ya es un error, pero si además te pillan ¡Es peor! Muéstrate muy motivada por el puesto (no sólo por el dinero) y con ganas de trabajar

¿Qué preguntas me van a hacer y cómo las respondo?

Las preguntas siempre serán diferentes según el entrevistador y el puesto, aunque en general pueden encajarse en tres temas:

Tú: ‘Háblame de ti’ es la pregunta que suele romper el hielo. De ella se espera que sintetices tu trayectoria, motivaciones y aptitudes para el puesto. Además hay más preguntas como: Nombra tus tres mejores cualidades o defectos (intenta que sean reales y que encajen con lo que buscan, y nunca digas que no tienes defectos), ¿Por qué debería contratarte a ti y no a otro candidato? ¿Qué elemento diferencial aportas? ¿Qué haces en tu tiempo libre?

Tu currículum: ¿Por qué dejaste el trabajo anterior? Nunca critiques tu antigua empresa o pensarán que eres conflictiva ¿Qué funciones desempeñabas, cual era tu grado de responsabilidad y qué aprendiste? ¿Tuviste a que enfrentarte a alguna situación difícil? ¿Cómo la resolviste?

El puesto: ¿Por qué quieres trabajar aquí? ¿Qué es lo que más te atrae del puesto al que optas? Especifica tu respuesta y no des la sensación de buscar cualquier trabajo. ¿Hacia dónde crees que se encamina este sector? ¿Qué consideras más importante: terminar un trabajo en el tiempo establecido o hacerlo bien? ¿A qué sueldo aspiras?

Después de la entrevista

Analiza todo lo que ha sucedido, piensa en los puntos fuertes y los débiles que han tenido tus respuestas o comportamientos. Todo esto puede servirte para una entrevista posterior con la misma empresa o para futuras entrevistas para otros puestos de trabajo.¡Cuantas más hagas, mejor te desenvolverás!

Eso sí, recuerda que las empresas buscan personas activas, con actitudes y aptitudes que encajen con el puesto solicitado, y la entrevista es la manera más eficaz para demostrar que deben contratarte. ¡Ánimo!

Ver más…

Autor: Maria Ybarra

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *