Emociones negativas, ¿cómo depurarlas?

Realizar una depuración emocional para eliminar las emociones negativas, tóxicas, es tan beneficioso como el proceso de desintoxicación corporal. De la misma manera que eliminamos toxinas que se van acumulando en el organismo con el paso de los años, y hacemos dietas depurativas, ayuno, etc, también debemos limpiarnos de emociones negativas, que son muy perjudiciales para nuestro organismo. La toxicidad mental se produce al acumular:

  • Estrés
  • Tensión
  • Ansiedad
  • Ira
  • Enojos
  • Frustraciones
  • Miedo

Todas esas emociones acumuladas durante mucho tiempo, no permiten un buen desarrollo, y poder llegar a un equilibrio entre mente y cuerpo. Por eso es tan importante liberarnos de ellas.

¿Cómo realizar el proceso de depuración emocional?

Para llevar a cabo este proceso debemos darnos tiempo. A cada uno le va a llevar un tiempo diferente el reencontrarse con uno mismo, y aprender a identificar sus emociones. El identificarlas sería el primer paso hacia el proceso de recuperación, dejando las emociones negativas y comenzando el proceso de depuración emocional.

  • Tomar conciencia de las emociones: las emociones se van acumulando en nosotros sin darnos cuenta de ello, y hay algunas que nos hacen mucho más daño que otras. Aprender a detectarlas es el primer paso para hacer la depuración emocional. Para que eso ocurra tienes que prestar atención a tus reacciones, y cómo sueles reaccionar ante situaciones cotidianas. ¿Sientes culpa, resentimiento o reaccionas con enojo con frecuencia? Para realizar este primer paso serviría de mucha ayuda que anotaras en un cuaderno las emociones que has experimentado a lo largo del día, eso te va a servir para que puedas reflexionar, y vayas estudiando cómo te vas sintiendo.  De esa manera cambiar o  modificar lo que nos hace daño.

  • Experimenta tus emociones: El segundo paso sería aceptar y experimentar las emociones que a veces procuramos ocultar y negar. Aprender a ser sinceros con nosotros mismos,  dejarlas salir libremente. Es la única manera de poder manejarlas, y entenderlas.
  • Reconocer las emociones negativas: Al reconocer las emociones que nos hacen daño, tratar de olvidarnos de ellas y alejarlas por completo.
  • Quitar de nosotros: la queja, la ira, el ponerse en víctima, el sentimiento de culpa, el miedo. Tenemos que confiar en nuestra capacidad de hacer frente a los problemas, y a las nuevas situaciones.
  • El experimentar las emociones nos ayuda a asumirlas y restarle impacto negativo. Sería muy bueno hacer ese proceso interior al menos una vez a la semana, de ese modo no se acumularían en nuestro interior. Estaríamos más libres, sentiríamos más alivio, tanto física como psicológicamente.

Recuerda que el bienestar físico, emocional, y la paz interior, dependen solamente de ti.

Imágenes: Camí de Salut, emedemujer, La mente es maravillosa.

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *