El peligro de picar entre horas

Una de las imágenes más típicas del verano son los muchos turistas y veraneantes que llenan las terrazas y tascas de las ciudades para disfrutar de las tradicionales tapas acompañadas de una cerveza bien fría.

Para muchas de Nosotras el verano es sinónimo de vacaciones, sol, playa, tiempo libre y disfrutar de la compañía de familiares y amigos sentados en una terraza disfrutando de una buena cerveza y un par de tapas. En definitiva, vacaciones es sinónimo de disfrutar de la vida.

Está más que comprobado que durante los meses de verano, y a pesar de la crisis, el consumo de tapas, picoteo, cervezas y refrescos aumenta espectacularmente.

Esta costumbre que tanto disfrutamos está muy lejos de ser considerada sana y de un modo descontrolado puede causar serios daños a nuestro organismo. En la mayoría de los casos estas comidas suelen contener muchas calorías, un alto nivel de colesterol y un bajo valor nutricional.

Además, durante el verano tendemos a comer menos cantidad de comida porque el calor hace que perdamos parte del apetitito, pero también comemos a deshoras causando un serio desajuste en nuestro estómago. Estas conclusiones han sido recientemente respaldadas por un informe publicado por el Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO).

Para reducir los efectos nocivos del picoteo estival sin tener que renunciar a este placer, es recomendable ingerir mucha fruta y verdura fresca que nos ayude en nuestra digestión; así como mantener un equilibrio perfecto entre alimentación y actividad física.

De esta manera, es recomendable aprovechar esos días libres para realizar algún ejercicio físico como natación, surf, piragüismo, o disfrutar de largos paseos a pie o en bicicleta. Eso sí, evitando las horas de mayor exposición al sol.

Es altamente aconsejable combinar el consumo de cerveza con cerveza sin alcohol o tés helados y zumos; evitar un elevado consumo de helados y bollería; beber mucha agua sin gas y dar prioridad a tapas a base de ensaladas, mariscos y pescados sin exceso de salsas.

Autor: Miriam Brandom

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *