El optimismo es tu mejor aliado para plantar cara al otoño

Cuando llega el otoño y las hojas caen y los días se acortan emerge una aparente melancolía que, si se instala, no se detecta a tiempo y no se la mira, lentamente o no tanto lleva a la depresión. En otoño tienes que buscar su sol interno: Tú y tus valores.

Hoy en día la depresión está instalada en nuestra sociedad como si fuera una epidemia.

Son dos los elementos básicos que denuncian un estado depresivo: la sensación de haber perdido algo/alguien y un estado de retirada. Te retiras de la alegría.

Ambos se manifiestan con una mirada negativa de ti misma y del mundo, de lo que te rodea; hablamos de impotencia, de sensación de fracaso.

Lo primero que desaparece de tu vida cuando estás deprimida es el placer. No puedes experimentar placer de ningún tipo. Cuando hablamos de esta sensación no hablamos de sexualidad (únicamente) hablamos del placer de una buena comida, sabrosa, de leer un buen libro, del placer de decorar tu casa o hacerle cambios.

Cuando estás deprimida pierdes motivaciones, impulsos que te lleven a la alegría ,a la belleza. Tienes sensaciones pesadas de falta de esperanzas, de falta de confianza en ti y en los demás, se pierden las ilusiones y las expectativas que tienes no son mejores.

Pierdes la fuerza. No crees en tu valía. Concluímos en que la depresión presiona sobre ti y tu autoestima.

Esa sensación de pesadez, de falta de capacidad,de falta de confianza en ti se manifestará no sólo como tristeza sino a través de una cierta irritabilidad y aún aumento de adicciones; creerás que estás enfadada, violenta, agresiva pero en realidad sólo se trata de una depresión disfrazada de otro sentimiento negativo.

Llega el otoño y emerge lo que el mar y las montañas ocultaron durante unos meses. El estrés, la falta de metas, las frustraciones, la disconformidad con los caminos elegidos, el aburrimiento; estaban ahí.

…sólo faltaban las nubes para que volvieras a verlas.

Detrás del sol está la depresión, detrás de conductas agresivas, de adicciones, de la tristeza, de la autodesvalorización está la depresión.

El aumento de las adicciones en estos momentos tiene que ver con la búsqueda de una alegría prestada; pero no sólo es prestada: Es efímera, dura lo que el sorbo o la calada. Nada.

Salir de la depresión a través del alcohol, el tabaco o cualquier otra droga es no saber que hay modos no destructivos de salir.

La salida de la depresión sólo es posible con la entrada en ti misma.

Con el reencuentro contigo, tus capacidades, tus intereses, tus posibilidades. Con despertarte del letargo que produce estar desconectada de ti.

El otoño es naranja y amarillo, es tierra fresca, es la tierra preparándose para los próximos florecimientos.

Hoy es tu nuevo primer día. Hoy puedes comenzar a buscar en ti ,a recuperar caminos abandonados, a buscar nuevamente un proyecto de vida deseable.

Tienes infinidad de dóndes y con quienes hacer el camino: el tai-chi, la pintura, la danza, la música, el canto, la psicología con sus inmensas modalidades, el yoga.

Todo está a tu alcance. Sólo falta que tomes uno para ti.

Mariana Fiksler

www.padresehijos.miarroba.com

Autor: Mariana Fiksler

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *