El decálogo de las buenas prácticas en la cocina

La cocina es uno de los lugares donde más se lava, se preparan los alimentos, se cocina, y todo en respuesta a algo tan básico y necesario como nuestra alimentación. Pero justamente, por ello, hay que tener mucho cuidado con la higiene y con los hábitos, para evitar contaminación y enfermedades.

Pues bien, hay ciertos errores frecuente que muchos de nosotros cometemos, sin saber que se trata de errores precisamente. El conocer las reglas básicas de higiene a la hora de manipular, preparar y cocinar los alimentos es la principal vía de prevención de cualquier intoxicación alimentaria.

Te contamos a continuación cuáles son las diez pautas básicas, según la Organización Mundial de la Salud, para asegurarse las buenas prácticas en la cocina.

#1 Al momento de elegir tus alimentos, compra siempre en un lugar de confianza y asegúrate que sean frescos y que estén en buen estado en general.

mujer

#2 Las frutas y hortalizas en general deben ser lavadas y desinfectadas, siempre: para ello, utiliza agua clara con unas gotas de lejía u otra sustancia desinfectante compatible con los alimentos.

#3 Nunca dejes de controlar las fechas de caducidad de los alimentos. Será importante que lo hagas al comprarlos, pero también con los que almacenas en tu casa, que no vaya a ser que haya pasado mucho tiempo y se te hayan vencido.

#4 La forma más segura de matar cualquier microorganismo es con la cocción: asegúrate que sea adecuada, en temperatura y tiempo.

#5 Consume los alimentos inmediatamente después de haber sido cocidos. En caso de que te hayan quedado sobras, los recipientes herméticos son buenos aliados: eso sí, deja que el alimento se enfríe antes de taparlo y guardarlo en la nevera.

#6 Aprende a recalentar correctamente los alimentos, si vas a consumirlos al día siguiente. El horno microondas, en este sentido, es de gran utilidad.

Evita saltarte comidas

#7 Ten especial atención con los alimentos crudos y cocidos, que nunca entren en contacto. Al momento de almacenarlos en el refrigerador, también sepáralos bien, ya que los primeros pueden pasar bacterias a los segundos, y generar así una intoxicación.

#8 Cuando estés cocinando, o preparando los alimentos, lava de forma regular tus manos, especialmente, después de haber manipulado carnes o alimentos crudos, huevos u hortalizas. Así también, lava los utensilios que emplees, los recipientes o incluso las superficies.

#9 Preserva tus alimentos de cualquier insecto o animal que pueda trasmitir cualquier microorganismo perjudicial.

#10 Asegúrate que el agua que utilices para lavar tus alimentos o utensilios sea potable. En caso de que no lo sea, deberás hervirla siempre previamente.

Imágenes: bonapetit.com

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *