El amor con dolor, no es amor

A menudo relacionamos el sufrimiento con el amor. Si sufres por amor y piensas que es amor verdadero, seguramente estés equivocada. Hay que saber distinguir entre amor y lo que no es amor. Estar enamorada y en pareja significa vivir buenos momentos, aunque también malos. Pero si nuestra vida en pareja se reduce al sufrimiento y a las discusiones constantes, es mejor plantearse no seguir con tal situación.

La pérdida de un amor conlleva un gran sufrimiento emocional y por tanto, necesita de un proceso de duelo para poder recuperarse de semejante golpe. Sin embargo, también puedes sufrir mucho estando en pareja por incompatibilidades emocionales. Si sufres mucho por amor, significa que hay diferencias abismales entre ambas partes de la pareja, cosa que dificulta la convivencia. Ante esta situación, hay dos posibilidades: hablarlo y cambiar de actitud o acabar con la relación. Cuando una pareja rompe, no aceptamos esa ‘pérdida’ ya que pensamos que nunca encontraremos a nadie más. Al haber pasado mucho tiempo con esa persona nos da pena no continuar con la rutina. Pero hay que tener en cuenta que al no superar la ruptura nos hacemos daño a Nosotras mismas.

amor
Negar que una relación ha terminado, significa que no hemos superado la ruptura. Negando y dando posibilidades a un cambio de la situación, el dolor es menos intenso. Pero a la larga se sufre más, porque se ponen las esperanzas en una ilusión sin base ni fundamento; la persona queda incapacitada durante mucho tiempo, atrapada en una falsa esperanza, sin poder avanzar.

Cuando una persona está sufriendo, se producen importantes cambios en el cerebro haciendo que tenga una especie de adicción. La persona que queda atrapada en este patrón, vive algo muy parecido al enganche a una droga, por lo que inconscientemente puede buscar situaciones, ya sean reales o imaginadas, donde se reproduzca de nuevo la situación. Una vez aprendido el patrón, podemos haber grabado inconscientemente el amor y el dolor como si fuesen el mismo sentimiento. De esta forma muchas personas pueden creer que una cosa no va sin la otra: que el amor tiene que doler y que si no es así, no es amor.            

amorMuchas personas que están en una situación de amor-dolor tienen la idea de que después de un gran sufrimiento seguramente tendrán la  recompensa, o lo que es lo mismo, que después del dolor, vendrá el amor. Y siempre hay que ver las cosas con optimismo, porque la vida es más saludable de esta forma.

Imágenes: Pinterest, Imgkid

Autor: Sara Sánchez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *