Efectos perjudiciales de la dieta yo-yó

Estamos en una época en la que las dietas milagro y la necesidad de perder esos kilos de más nos puede llevar a hacer cosas perjudiciales para nuestro cuerpo. Las conocidas dietas yo-yó son aquellas que realizan personas que no son capaces de mantener un peso estable. Restringen los alimentos durante un corto periodo de tiempo en el que adelgazan, pero también vuelven a engordar rápidamente después de dejar la dieta.

Estas dietas tan restrictivas suelen hacerse eliminando hidratos y grasas, o bien utilizando fármacos para perder peso, sin ninguna consulta médica ni ayuda profesional. Esto es un problema, ya que a la larga, nunca es posible aprender a llevar una dieta equilibrada y una vida sana.

Las causas por las que estas dietas tienen un efecto rebote, es porque la persona, una vez deje la dieta, vuelve a sus hábitos alimenticios y de ejercicio habituales, que no son buenos, por lo que el cuerpo vuelve a coger peso. Por otro lado, la restricción hace que el cuerpo aprenda a retener calorías, para estas etapas en las que hay pocos alimentos, ralentizando el metabolismo, y haciendo que al final sea cada vez más difícil adelgazar.

Estos fracasos continuos a la hora de adelgazar, provocan efectos psicológicos adversos. Se puede desarrollar depresión, ansiedad o incluso desórdenes alimenticios, como la bulimia. Es por eso que hay que evitar entrar en este círculo vicioso.

Por otro lado, tu cuerpo también sufre con estos cambios de peso. Aunque se tenga sobrepeso, las restricciones alimenticias pueden dar lugar a deficiencias nutricionales, como anemia o falta de alguna vitamina, lo que provoca debilitamiento o pérdida del cabello. También se vincula con el riesgo de sufrir diabetes y enfermedades cardíacas.

La forma de evitar entrar en las dietas yo-yó, es utilizar siempre el sentido común. Si solamente debemos bajar unos kilos, se puede hacer poco a poco, evitando alimentos perjudiciales, pero sin restringir ninguno. El ejercicio y una dieta con toda clase de alimentos te ayudarán, y si tú sola no puedes, es posible acudir a un profesional que supervise todo.

Imagen: Asos.

Autor: Susana Garcia

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *