El Efecto nocebo y cómo nos afecta en la salud

El placebo, como casi todo en la vida, tiene su opuesto, aunque más desconocido. Se llama efecto nocebo. Utilizamos el término efecto placebo para referirnos a algo inocuo que nos produce un efecto beneficioso sólo debido a la creencia de que va a ser así. Este famoso efecto está comúnmente asociado a la toma de medicamentos, aunque es aplicable a otras situaciones de la vida no estrictamente asociadas a la enfermedad.

Así, tal como creemos que cierta pastilla puede quitarnos un dolor de cabeza porque así nos lo ha dicho el médico. También podemos pensar que nos hace bien levantarnos a una hora o beber una determinada cantidad de agua. Es decir, podemos estar seguros, sí así no los han indicado y lo hemos aceptado como verídico, que un determinado hábito es positivo para nuestra salud.

Por otro lado, tal como hemos dicho, el efecto nocebo es el efecto contrario. Quienes lo experimentan llegan a creer que algo les va a hacer mal, les va sentar mal o ser malo para su salud porque así se lo han dicho.

efecto_nocebo

El ejemplo más claro, y aterrador a la vez, es el del vudú, esa creencia tribal de que un semejante puede hacernos daño mediante ritos mágicos. Debido a la raigambre del vudú en algunos países africanos y latinos se mantienen las redes de prostitución y de tráfico de personas que vienen a Occidente amenazadas con que su familia va a ser víctima de terribles accidentes y enfermedades.

Os estaréis preguntando, si el nocebo puede funcionar con las medicinas de manera inversa al placebo. La respuesta es sí y existen estudios documentados al respecto, aunque no tantos, por motivos humanitarios y éticos, como entenderéis.

En 1960 se acuña este término cuando personas que no han llegado si quiera a tomar un medicamento creen padecer sus efectos secundarios.

Dos años más tarde, en 1962 se escoge a un pequeño grupo de escolares japoneses y se les dice que va a probarse en su piel una hierba sumamente venosa al contacto. A la mitad de ellos se les frota dicha planta en el antebrazo, pero no se les dice la verdad. Se les miente , prometiéndoles que es inocua del todo.

En el otro lado, al resto se le frota con una hierba venenosa, pero se les asegura que es inofensiva. ¿Imagináis que ocurrió? Sucedió que la mente humana siempre nos llega a sorprender, no sólo en el caso de los adultos, también en el de los niños.

La erupción alérgica brotó donde se les había dicho que la hierba era venenosa. Y donde realmente lo era, sólo afectó a dos niños. Once de trece resultaron completamente ilesos.

alergia_niños

Es un ejemplo de lo que nuestro cerebro puede hacer con las expectativas que nos creamos en base a nuestras creencias y a la información que manejamos y a cómo la manejamos.

El conocimiento del efecto nocebo o del placebo no quiere decir, como aseguran personas que intentar engañar a enfermos mediante métodos cercanos a la magia, que nosotros nos podamos curar sin ayuda. Sí quiere decir que podemos ayudar a mejorarnos o a empeorar. Mandamos señales positivas o negativas a nuestro cuerpo. De ahí la importancia que hoy día los psicólogos otorgan al pensamiento positivo.

Dedícale unos minutos al día a pensar en todo lo bueno. Escoge tres sencillas cosas que te hayan salido bien y te reforzarás. En cuanto a la salud, abajo el miedo a enfermar. Cuánto más hipocondría, más cerca estás de la enfermedad. Ésta es un accidente en tu vida, no forma parte de ella.

¡Que tengas una buena semana!

ata poouramini 3

Ata Pouramini es autor del libro “Tú eres tu medicina” y “El gato persa que quería comer caviar”. Es orientador en salud, experto en nutrición y uno de los quiroprácticos más reconocidos . Tiene en Valencia una de las consultas más importantes del mundo. Estudió Nutrición en la Oxford Brooks University, es Licenciado en Ciencias Humanas, Master en Ciencias Quiroprácticas, Doctor en Quiropráctica  y miembro de la Asociación Española de Quiropráctica. 

Imágenes: Pinterest

 

 

 

 

 

Autor: Ata Pouramini

atprm!6336

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *