Dieta Desodorante: libérate de los malos olores… ¡Y de los kilos extra!

Imagina una dieta que te permita liberarte de las toxinas en tu cuerpo y evitar el problema del sudor excesivo, olvidándote de la molesta sensación de estar sudando todo el tiempo y dejando atrás los kilos extra.

En la web en buenas manos encontré esta dieta que puede ser muy útil para todas aquellas personas cuyo sudor las traiciona y por más que cambian de antitranspirante no pueden controlarlo, es muy indicada también para quienes perciben sudoración constante en sus manos, pies y rostro.

Sudar es normal, es la forma en la que nuestro cuerpo conserva su temperatura ideal, sin embargo todo en exceso es malo, así es que despídete del club de las chicas que tienen integrado el baño turco y relájate con esta dieta.

Los seres humanos seguimos siendo animales, por mucho que utilicemos bolsos Louis Vuitton y vistamos Chanel y uno de los indicadores de que algo en el organismo no está del todo bien es el olor corporal, esto puede deberse a múltiples factores como el uso de algunos medicamentos, desajustes hormonales, infecciones, problemas metabólicos, etc.

Lo más recomendable es que visites a tu médico para determinar cuál es el origen de la sudoración excesiva, sin embargo existen algunos consejos para combatir las toxinas que generan el mal olor del cuerpo cambiando nuestros hábitos alimenticios (bajarás de peso porque depurarás tu cuerpo) y dejarás de parecer aspersor.

En la dieta desodorante lo mejor es evitar alimentos como ajo, cebolla, exceso de especias, carne y sus derivados, leche de vaca, quesos curados (fuertes), alcohol, tabaco, col y café.

Alimentos recomendables de la dieta desodorante

Las pipas de calabaza y la levadura de cerveza (zinc y vitamina B6), los cereales integrales y los frutos secos (magnesio), las verduras verdes y los germinados (por su clorofila), la fruta (la manzana, papaya y piña son las mejores).

Existen algunas plantas medicinales que te pueden ayudar en esta dieta (tómalos como complemento alimenticio) como el Aloe Vera, milenrama, salvia, alfalfa y carbón vegetal. Si el estrés es el culpable entonces puedes tomar infusiones de Melisa, Pasiflora, Azahar, Lavanda y Manzanilla.

La levadura de cerveza es un buen complemento alimenticio ya que contiene Zinc, Magnesio y Vitamina B6 que necesitarás para potenciar el efecto desodorante para que tu organismo funcione de la mejor manera.

¿Cuáles son las pautas básicas de la dieta desodorante?

  • Beber abundante líquido a fin de eliminar las toxinas (1,5 a 2 litros día).
  • Aumentar el consumo de fruta y verduras reduciendo a la vez los alimentos de origen animal y el exceso de sal.
  • Eliminar los hábitos tóxicos (alcohol, café, tabaco) y aumentar la práctica del deporte.
  • Una correcta higiene diaria (ducha y cambio de ropa).
  • Vestir con prendas naturales como el algodón y prescindir de las sintéticas.

Para aprovechar al máximo los beneficios de tu cambio de hábitos puedes tomar antes de comer una cucharada sopera de clorofila diluida en un vaso de agua, una cucharada (de las de postre) de vinagre de manzana diluida en un vaso de agua, una cucharada sopera de zumo de aloe vera en un vaso de agua.

Menú de dieta desodorante

Desayuno

Para beber: una infusión (Salvia, Milenrama y Menta) o un zumo de piña o un vaso de zumo de limón con agua y una cucharada sopera de levadura de cerveza.
Para comer (elegir):

  • Pan integral con mermelada o paté vegetal (ahora se venden muchos a base de soya).
  • Yogur o kéfir con cereales integrales o compota de manzana.
  • Fruta bien madura.

Almuerzo

  • Verduras (la mitad que sean crudas y que no falten los germinados).
  • Arroz, maíz, pasta, quinoa, amaranto, cous-cous, mijo, cebada, avena.
  • Tofu, Seitán o gluten, Tempeh, lentejas, soja y cualquier poroto o legumbre.
  • De postre tomar manzana, pera o unos pocos frutos secos.

Merienda

Unas galletas integrales o fruta con una infusión relajante o digestiva.

Cena

  • Una sopa depurativa (apio, alcachofa, nabo, alga Kombu, puerro, zanahoria y la mondadura de una manzana).
  • Verduras y un poco de proteína.
  • Una fruta y una infusión.

Después de las comidas podemos tomar la infusión de Salvia (no tomar durante el embarazo), la Milenrama y la Menta. Tomar una o dos tazas por día.

Con la infusión podemos tomar un par de tabletas de Carbón vegetal o de Papaya.

Durante las dos primeras semanas intentaremos reducir la proteína animal al máximo.

Ahora podrás mantener el equilibrio en tu organismo olvidándote de la incomodidad del sudor, no olvides consultar a tu médico.

Ver Más…

1001 Maneras de relajarse: Consejos para disfrutar más de la vida

¿Quieres que llegue el fin de semana? Calendario de estrenos y tráilers

Autor: Karina Santillan

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *