Cuernos para pasar el bache: Un sexólogo explica el porqué de la infidelidad y cómo no caer en ella

Ni somos unos lujuriosos pervertidos que nos vamos tras lo primero que se nos pone por delante, ni unos románticos empedernidos que se entregan al amor ¡Descubre el porqué de la infidelidad!

Quien más y quien menos ha vivido una historia infidelidad cercana. Y, normalmente según si somos de la parte provocante o de la sufridora, nos ponemos de un lado o de otro y buscamos la explicación que más nos conviene sobre la historia. Pero un sexólogo nos explica que, realmente, la mayoría de las infidelidades sólo tienen un objetivo: superar un bache personal ¿quieres algún consejo para no caer en la tentación?

El detonante: un momento difícil

Una dificultad de cualquier tipo, por ejemplo laboral, o una continua insatisfacción afectiva a veces nos llevan a buscar con desesperación un mínimo contacto humano que permita evadirnos.

Esto, que en principio es algo inocente, puede convertirse en una aventura gracias a la emoción por la novedad y la ilusión que despierta en todo el mundo el hecho de sentirse deseado.

¿Cómo suelen desarrollarse?

Evidentemente cada relación es distinta, pero cuando se trata de relaciones extraconyugales suelen seguir la misma línea. Pocas veces, a pesar de las ilusiones que podemos hacernos, acaban convirtiéndose en la única relación ‘oficial’ tras el abandono de la anterior.

Lo normal es que sólo sean un alivio pasajero para superar una situación personal, y si todo vuelve a la normalidad, se acaban. Pero entonces es cuando vienen las dudas, los sentimientos de culpa o el miedo a ser descubiertos ¿y eso cómo se supera?
Esta ansiedad puede desembocar en multitud de acciones según la persona y la situación. Por un lado, algunos prefieren confesar para sentirse mejor consigo mismos, mientras que otros se lanzan hacia una nueva conquista para aliviar esa tensión.

Evidentemente ninguna solución es perfecta, así que lo mejor suele ser no embarcarse en relaciones clandestinas. Pero y si surgen ¿Cómo intentar evitarlas?

Lo primero que hay que hacer es preguntarse a uno mismo el porqué de ese deseo. Es decir, cuál es el desencadenante de que nos tengamos que fijar en otra persona. Esto es especialmente recomendable si creemos estar en una situación límite o a punto de dar el paso y ser infieles.

Además si creemos que lo hacemos por necesitar algo nuevo o un aliciente, debemos ser racionales: normalmente este tipo de relaciones no nos acaban aportando nada especial a largo plazo, y puede que la que actualmente tenemos sí.


Ver más…

¿Qué se considera una buena vida sexual? Consejos para “endulzar” tu relación

¿Eres posesiva?, ¿lo es tu pareja?… Hazte el test y mide tus celos

Autor: Maria Ybarra

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *