¿Por qué es importante beber agua en el trabajo?

El agua es un elemento fundamental para llevar una dieta sana. Cuando estamos hidratados, nuestro organismo funciona mejor. Sin embargo, pocas veces tenemos en cuenta la hidratación mientras trabajamos. Está demostrado que durante la jornada laboral no siempre bebemos lo que deberíamos y eso puede repercutir en nuestra concentración, rendimiento y humor.

Aunque el agua no contiene nutrientes, es el elemento más importante del cuerpo humano, ya que supone entre el 50 y el 70 por ciento del peso de un adulto. Necesitamos agua para que la sangre y los nutrientes circulen por las venas, para respirar y hasta para pensar, además de ser parte de los fluidos que expulsamos a través del sudor y la orina. Por eso es muy importante que bebamos abundante agua, ya que es la única manera de mantenernos hidratados.

Y hemos de hidratarnos aunque no estemos realizando ejercicio físico, como ocurre en muchos trabajos, ya que la actividad mental también conlleva un importante esfuerzo. No beber lo suficiente mientras trabajamos implica falta de concentración, un menor rendimiento cognitivo y aumenta, además, el riesgo de sufrir accidentes laborales. Por eso, se recomienda llegar bien hidratado a trabajar y beber a lo largo de la jornada.

agua

Los expertos en materia de salud recomiendan beber 1,2 litros de líquidos cada día, lo que viene a ser seis vasos de 200 mililitros u ocho de 150. Para hidratarse en el trabajo, se recomienda consumir aproximadamente un litro de líquido por cada 1.000 kilocalorías gastadas en la actividad laboral, cantidad que varía en función del trabajo a desarrollar y que debe incrementarse si es verano y hace calor. Además, está demostrado que los profesionales que trabajan con ciertos equipamientos, como máscaras y cascos, tienden a beber menos, por lo que hay que hacer especial hincapié en cambiar este mal hábito.

Una manera de favorecer que los trabajadores estén bien hidratados es instalar una fuente de agua o un dispensador en el puesto de trabajo para recordarles que necesitan beber. Por ello, debe colocarse en un lugar visible y accesible. A mayor número de usuarios, se necesita más cantidad de agua, por lo que suele ser más rentable instalar un dispensador.

No obstante, debemos valorar el espacio con el que contamos, ya que si se quiere optar por un dispensador pero no tenemos sitio para almacenar las botellas, conviene más la fuente de agua. Otra opción es instalar máquinas dispensadoras de otras bebidas, como refrescos o café, que también potencian la motivación. Visitar tiendas especializadas en equipamiento de oficina como Staples te permitirá conocer las distintas opciones disponibles para ayudarte a mantener la hidratación en tu lugar de trabajo. Trata siempre de decantarse por la que mejor se adapte a las dimensiones y necesidades de tu oficina o lugar de trabajo.

La salud es importante dentro y fuera del trabajo. ¡Bebe agua!

 

Imágenes: Pinterest 

 

Autor: Redaccion Nosotras

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *