Consejos para librarse del estrés laboral

Nunca llueve a gusto de todos, y aquellas que os encontréis en situación de desempleo quizá penséis que las personas que sufren estrés laboral son muy afortunadas.

Nada más lejos de la realidad, el estrés es un trastorno caracterizado por altos niveles de ansiedad ante situaciones difíciles de afrontar, que nos incapacita para disfrutar no sólo del trabajo, sino del resto de las facetas de nuestra vida.

Las tasas de estrés aumentan en los países desarrollados junto con el ritmo de vida. Cada vez son más las presiones por rendir más y mejor, no sólo laboralmente, también a nivel personal existe una tendencia a: tener muchos amigos, tener mucho tiempo libre, disfrutar de él con grandes planes, tener una buena casa, un buen coche, ser los mejores padres, ser muy felices…Todo ello se convierte en un problema si pensamos que sólo así conseguiremos ser felices, pues lo más probable es que debido a estas exigencias perdamos la cabeza o acabemos con estrés.

Aunque existen muchas situaciones relacionadas con el estrés, en este artículo vamos a repasar los principales consejos y sugerencias que trabajamos los psicólogos cuando nos encontramos con personas que debido a estas super exigencias e hiper responsabilidades terminan desarrollando un problema de estrés en el trabajo.

Si todavía te faltan motivos para eliminar el estrés o piensas que ‘esforzarse al máximo en el trabajo y mantener el ritmo es muy positivo aun a costa de vuestra salud’, es probable que una baja laboral por ansiedad o depresión os recuerde lo que verdaderamente es importante en la vida. Repasemos los consejos:

  • El trabajo es una carrera de fondo: alcanzar el éxito profesional no suele conseguirse de la noche a la mañana, lo importante es administrar bien nuestras energías. Pensemos que por muchos problemas que seamos capaces de solucionar hoy, mañana tendremos más, por tanto tómatelo con calma. Si el trabajo que desarrollas es estresante, más razón para poner más calma de tu parte y no acabar con lo que se conoce como síndrome del burnout o síndrome del quemado.
  • No dejes que te influya la presión: en muchas ocasiones los compañeros de trabajo o las altas exigencias de tus jefes, te pondrán difícil la tarea de librarte de la tensión. Recuerda que una buena dosis de realismo y relativizar la gravedad de las posibles consecuencias negativas, son un buen remedio para mantenerte cuerdo en un mundo cada vez más loco.
  • El trabajo es lo más importante y debo esforzarme al máximo para ser infalible: si te sientes identificada con esta afirmación te encuentras a un paso de sufrir estrés. La presión por rendir bien hará que no lo consigas si no es sacrificando tu bienestar. Realizar bien el trabajo es positivo, obsesionarse con ello no, por tanto procura esforzarte pero define los límites que no estás dispuesta a sobrepasar. Los trabajos pueden ser importantes pero si pensamos que somos imprescindibles o que si fallamos va a ocurrir algo terrible, nos estaremos equivocando.
  • estresadaPasarlo bien en el trabajo no es irresponsable: de hecho debemos fomentar que esto ocurra. Cuando estamos de mejor humor y nos divertimos con lo que hacemos no sólo reduciremos la tensión, sino que aumentará nuestro rendimiento. Por esta razón es aconsejable elegir un trabajo que nos guste o buscar algo que nos guste de nuestro trabajo y encontrar la suficiente motivación para afrontar el largo día.
  • Administra bien el tiempo: tanto en el trabajo como fuera de él. Es muy importante plantearnos objetivos alcanzables a diario, reducir las tareas más complejas en otras más sencillas y no llevarnos trabajo a casa. Debemos cuidar nuestro tiempo de ocio y otras responsabilidades más allá del trabajo, ya que tan importante es el trabajo como la familia, las actividades y aficiones o los amigos. La obsesión por ser productivos nos lleva en muchas ocasiones a sentirnos culpables por invertir tiempo en actividades ociosas como darse un baño, salir a pasear, ir a comer fuera, hacer deporte o estar tumbados escuchando un buen disco de música. Puedes considerarlo un buen premio por haber cumplido con los objetivos del día.

Como hemos comentado el estrés surge acompañando a la creencia de no poder afrontar la situación. Cuando realmente no podamos cumplir con las demandas deberemos ajustarlas y tener otras más realistas o adquirir aquellas herramientas y estrategias que nos ayuden. En muchas ocasiones, se trata solamente de modificar aquellos hábitos que estén perjudicando nuestro rendimiento. Somos muchos los profesionales a quien puedes consultar para descubrir cuáles son esos hábitos y cómo poner remedio a tiempo.

Imagen: Sott

Raúl Gutiérrez*Raúl Gutiérrez es psicólogo y autor del libro Autoestima, habilidades sociales y asertividad.

Autor: Raúl Gutiérrez

Comparte esta noticia en

1 Comentario

  1. Llevo 3 meses de mucha tensión en el trabajo y acumulando mucho estres. Hace 3 dias he tenido que acudir a urgencias. Me han dicho que tengo demasiado estres laboral y mucha ansiedad. Que acudiera a mi medico de cabecera para solicitar una baja por ansiedad. Llevo 4 dias de baja y cada dia estoy peor. Me da pánico tener que volver al trabajo. Solamente pensar en la idea de tener que volver,me dan taquicardias, y ucha ansiedad. Me gustaría que alguién me indique los pasos a seguir para superar éste estado. Gracias. Un saludo.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *