Consejos para hacer tu día laboral más saludable (II)

El otro día comenzamos a ver algunos consejos para hacer la jornada laboral más saludable, sobre todo cuando se trata de días extensos de oficina o de ocupación sedentaria. Sigamos entonces con algunas claves más.

Por la tarde

Cuando todavía estás en tu trabajo, un buen hábito a incorporar es el de realizarte un auto masaje de unos 30 segundos para aliviar la tensión y/o el dolor de cabeza. Simplemente debes hacer rodar una pelota del tamaño de una de golf por entre las palmas de las manos, de modo que masajee cada parte de las mismas, sobre todo las bases y la parte superior de los dedos, ya que son puntos de alivio de la presión y del dolor de cabeza.

zapatos

Al llegar a tu casa de regreso, una buena práctica es dejar los zapatos en la entrada: es una costumbre que se practica en varios países, sobre todo orientales, para evitar así el ingreso de gérmenes y bacterias al interior del hogar. Existe evidencia de que los zapatos albergan todo tipo de gérmenes patógenos, incluida la E. coli, responsable de muchas enfermedades.

Ya cuando cae la tarde, será momento de bajar un cambio: una postura de yoga, un ejercicio de respiración, o una actividad que nos permita relajar y distendernos debe formar parte de la jornada para sentirnos más plenos y mejor. También se recomienda abrazar a alguien querido para sentirnos mejor: el abrazar a alguien amado reduce el estrés y nivela la presión arterial, al tiempo que incrementa los niveles de oxitocina, una de las hormonas del bienestar.

ensalada

Por la noche

A la hora de cocinar, asegúrate que sea saludable, ligero y casero. Procura incorporar siempre verduras y hortalizas frescas, aceites vegetales y emplear especias y condimentos naturales en vez de sal  y salsas grasosas para dar gusto. Al momento de cenar, que sea consciente: respira con conciencia antes de comenzar a cenar, y al hacerlo, mastica despacio y durante un buen rato, para favorecer la digestión. Hazlo siempre en familia, y alejados de la televisión o de otros aparatos tecnológicos.

Antes de ir a la cama, cepilla los dientes y lengua con un cepillo adecuado para eliminar restos de comida y bacterias. Apaga los aparatos electrónicos, relájate un rato y descansa con ropa de algodón y liviana. Que la habitación esté más bien fresca para inducir mejor el sueño.

Imágenes: mujerexistosaybella.com

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *