Consejos para hacer más amenas y saludables tus comidas de tupper

¿Quién dijo que comer de tupper es aburrido? Somos muchas las que durante la semana nos vemos obligadas a comer en el trabajo por falta de tiempo y, para no gastar demasiado dinero, terminamos llevando nuestro tupper a la oficina y comiéndolo sin gracia ni apetito. Sin embargo, comer de tupper no tiene por qué ser monótono y, aún menos, tiene por qué engordarnos si comemos con tiempo, a poco a poco y variado. Justamente, las redactoras de Nosotras.com pensamos que mantener una dieta variada y saludable en el trabajo es posible justamente gracias a nuestro querido tupper. Sin embargo, si no sabéis cómo disfrutar de comidas equilibradas, los expertos de Pronokal Group nos dan algunos consejos para conseguir preparar el tupper ideal y así no tener que romper con nuestros hábitos saludables. ¡Tomad nota!

  • Dejad el tupper preparado la noche anterior y guardado en la nevera. De este modo, cuando nos despertemos por la mañana el día siguiente, casi sin tiempo y llegando tarde al trabajo, sólo deberemos cogerlo del refrigerador y no perderemos tiempo. De hecho, las veces que no lo dejamos preparado el día anterior, lo que acaba pasando es que terminamos metiendo en el tupper lo primero que vemos en la nevera que suelen ser los platos más fáciles de preparar (pasta, arroz, rebozado…) y que justamente son los que más engordan. Así que ¡prepararlo con antelación chicas!
  • La comida siempre debe constar de una proteína y verduras, legumbres, fécula o cereales. Y es que cualquier dieta equilibrada sigue este esquema por lo que no debemos saltárnoslo aunque comamos de tupper. En este sentido, pues, intentad ir variando el acompañamiento pero siempre tomad un poco de proteínas para comer porque os darán la energía necesaria para seguir con vuestra rutina.
  • Las verduras y legumbres de bote son nuestros grandes aliados si no tenemos alimentos frescos preparados y nos falta tiempo. Intentad tener siempre un par de botes guardados para posibles emergencias.
  • Aliñad la comida al momento. Muchas personas se llevan el tupper completamente preparado al trabajo, es decir, caliente y aliñado. Los expertos de Pronokal Group nos recomiendan no hacerlo porque no sabrá igual y, además, ciertos alimentos como la verdura o la ensalada puede llegar a pudrirse. Lo recomendado es llevarse el plato frío del refrigerador y sin salsas ni vinagretas añadidas. ¡En toda oficina tienen vinagreras!
  • Cocinad siempre un poco más de cantidad en la cena para el día siguiente. De esta manera, no deberéis cocinar dos veces por la noche. Lo único que os recomendamos es cambiar el acompañamiento para que el día siguiente tengáis un plato diferente y no os resulte monótono.
  • Aprovechad los alimentos propios de la estación. En este caso, en otoño os recomendamos la coliflor y coles de Bruselas que son ricas en vitamina C; el calabacín y la calabaza que son muy potentes en vitaminas y, además, tienen poco aporte calórico; la berenjena y la alcachofa que son muy beneficiosas por contener fibra y además ayudan a desintoxicar al organismo; las setas que son ricas en vitaminas, minerales y fibras; y los cítricos porque son ricos en vitamina C y previenen de los resfriados.
  • Mejor no incluir fruta en el tupper. Los golpes pueden llegar a provocar que la fruta llegue con una apariencia un tanto desagradable por lo que reservarla para la media mañana o para media tarde.

Imágenes: Sogues

Autor: Anna Güell

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *