Mobile porn - Watch porn - free porn - porn - free porn - Porn Movies - HD Sex Porn - HD Sex Porn

Consejos para comer sano en la oficina

Comer bien y sano no es cuestión sólo de los que
tienen cocineros ni trabajan en la casa. La verdad es que si te lo propones, tu
oficina puede ser una fuente de alimentación sana y buena.

Claro, tendrás que evitar a alguno que otro
saboteador, como aquella amenazante llamada al café en la tarde, las galletas
divinas que trae tu compañera que se sienta a tu lado y hasta tu misma fuerza
de voluntad cuando te dice que sueltes la manzana y te comas un chocolate.

La verdad es que comer sano es una decisión que todos podemos
hacer
. Decidimos comer bien, o decidimos comer comida procesada. Todo está en
lo que realmente quieras. Si eres feliz con la comida chatarra, pues no hay
nada que decir. Es tu decisión y estilo de vida. Pero si de verdad estas
pendiente de tu cuerpo
y hasta más allá de lo ajustado que te queda el
pantalón, tienes que tomar cartas en el asunto.

Si estás en el tren de la decisión
“positiva”, aquí te doy unos trucos para
que puedas comer sano en tu lugar de trabajo:

  • Lleva tu comida: Suena
    básico pero es así. Muchos caen en la trampa de comer en lugares donde
    “cocinan de manera saludable” y la verdad es que esa comida está
    llena de aceites saturados y carbohidratos refinados. Si de verdad quieres
    comer sano, pon manos en el asunto y cocina tu comida. Además, lo que vas a
    ahorrar en lo que no compras fuera lo puedes gastar en ropa nueva cuando tus
    pantalones te empiecen a quedar flojos. Recuerda siempre incluir tus meriendas saludables
    para mitad de mañana y mitad de tarde
  • Planifica un menú para la semana: Para
    aquellos que les da terror comer siempre lo mismo, hagan esto. La próxima vez
    que estés frente al ordenador en tus horas de ocio, toma la mitad de ese tiempo
    para planificar un menú. Ve pensando en eso cuando estés atrapada en el tráfico
    en tu coche, o cuando estés en el subterráneo de camino a tu casa. Puedes hacer
    de esos momentos perdidos algo útil para ti. El domingo tómate un tiempo para
    cocinar y guardar.
  • Aléjate de las fuentes de tentación: ¿Tienen
    una máquina de Latte muy oficina?
    Pásale de lejos. Haz lo mismo con los lugares donde venden botanas poco
    saludables. Porque si ya te llevaste tu comida, no necesitas comprar nada más
    de acompañante, ¿cierto?
  • Organiza un grupo: Seguramente
    tus compañeras andan a estas alturas quejándose de los kilos que han acumulado,
    y pendientes de empezar el lunes la dieta. Mételos en el tren de lo
    sano. Organizad almuerzos sanos e intercambien recetas.
  • Y si de verdad te toca comer fuera…: ¡Haz
    elecciones inteligentes! que comas fuera de tu casa no tiene que significar un
    plato de pasta con crema o una hamburguesa. Busca esas opciones de comida
    “casera” y elige bien: nada de salsas ni rebozados. En
    todas partes hacen pollo a la plancha, y si lo acompañas con ensalada, ¡ganaste!.
    Recuerda que el carbohidrato tiene que ser natural o integral y si eso falla,
    sáltalo y ataca el postre con una fruta.

En serio que todo está en las ganas que
tengas de hacerlo, si quieres puedes. Y recuerda siempre esto: el día para
empezar a verte y sentirte mejor no es el lunes siguiente. ¡Es hoy mismo!

Más sobre: alimentos | comer sano | dietas | oficina |
  • Escribe un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *