Consejos de Salud ¡Cuándo y cómo tomar fruta!

Todos sabemos lo importante y lo saludable que es la fruta en nuestra dieta diaria. Sin embargo, es uno de los alimentos que más dudas nos despierta. Son muchas las teorías que escuchamos sobre cuándo son las horas más adecuadas para tomarla o cómo debemos hacerlo para que no nos engorde. Sigue leyendo y resuelve tus dudas.

Antes, durante o después de comer

Lo importante es tomar fruta cada día: una, dos o tres piezas diarias. En condiciones normales, da igual cuándo la tomes, ya que el organismo está preparado para digerir y aprovechar sus nutrientes sin perjudicar su valor nutritivo.

Cenar sólo fruta no te beneficia

Si únicamente llenamos la hora de la cena con fruta se dispararán los niveles de azúcar (glucosa) en sangre y con ello, el de la insulina, hormona que se encarga de bajar ese exceso de azúcar. Si esos azúcares no se utilizan, la insulina hace que se conviertan en grasa con más facilidad. Por la noche, lo normal es que nuestra actividad sea escasa y no “gastamos” esos azúcares, por lo que acaban convirtiéndose en grasa.

La fruta madura, ¿engorda más?

Esté más o menos madura, la fruta tiene el mismo nivel de azúcar. Lo que pasa es que cuando la fruta está verde, su glucosa no está libre, sino que forma enlaces con otras sustancias. Conforme madura, su glucosa se libera y se disocia más fácilmente. Por ello, tiene un sabor más dulce.

¿La fruta verde es perjudicial para la salud?

La fruta que no está en su punto óptimo de maduración es más indigesta y más difícil de digerir, con lo que pueden aumentar las molestias gástricas (dolor de estómago, flatulencias, sensación de indigestión…) y que no se aprovechen bien sus nutrientes.

Aprovecha mejor sus nutrientes

De temporada: la fruta ideal es la de temporada, ya que tiene mayor calidad nutricional, lo que te permite aprovechar todas sus propiedades y disfrutar de sus sabor.

Cercana: cuanto menos kilómetros viaje la fruta, menos tiempo habrá pasado desde que se recogió, y seguramente, su recolección fue cercana al punto óptimo de maduración.

Mejor entera: la fruta entera permite  que se aproveche bien toda su fibra. En zumo está indicada para personas que necesitan reponer vitaminas y azúcares más rápidamente.

Peladura fina: es mejor pelarla con delicadeza para que la peladura sea fina y se preserven los nutrientes bajo ella, y hacerlo justo antes de la comida para evitar la oxidación.

Imagen: Cosasdemujeres

Autor: Carmen Martinez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *