Conoce todo sobre las ampollas flash

Muchas de vosotras ya habréis oido hablar alguna vez de las “ampollas flash”, pero seguro que no conocéis todas sus beneficios. Aquí os dejamos un pequeño resumen sobre sus principales características, así como su origen y otros datos que encontrarás muy útiles si quieres probar este producto:

Historia

El concepto de los cosméticos en formato ampolla surgió como elemento característico de los productos capilares. Era una manera de fortalecer el cabello, a la vez que se podía conseguir más cantidad. Pero a partir de los años 50, las ampollas se abrieron camino y exploraron nuevos campos. Es decir, el de los productos de belleza instantánea. Todo fue gracias a los Laboratorios Atler, que en 1980 pusieron a la venta las primeras ampollas flash del mercado. 

Su envase de cristal

Es el más habitual y recomendado, ya que el envase es totalmente estéril y, de esta manera, sus cualidades quedan intactas. Además, el hecho de que sea de cristal garantiza la correcta conservación de la vitamina C que contienen las ampollas flash en su interior. Es importante que estén protegidas lo máximo posible de la luz y el oxígeno, para que en el momento de aplicación, estén en perfectas condiciones. 

 

El efecto “flash”

Pero lo que realmente importa es la clave de su efecto flash. El secreto está en las proteínas vegetales que contienen las ampollas, ya que estas crean una estructura que favorece la sujeción del tejido. Por otro lado, también aportan hidratación inmediata que ayuda a acabar con las desagradables pequeñas arrugas que se forman en el contorno de los ojos. El famoso efecto flash consigue unificar el aspecto del rostro rebajando las líneas de expresión.

 

Uso correcto

Lo mejor de las ampollas flash es que se pueden usar a diario, ya que al ser vitalizadores instantáneos, consigues el efecto lifting al momento. Pero no sólo eso, ya que te aportan nutrición y protección que las hace ideales para utilizarlas día sí y día también. Para llevar a cabo tu rutina diaria, deberás abrir la ampolla, colocar todo el líquido en la palma de tu mano y aplicarlo con pequeños toquecitos sobre cuello, escote y rostro.

Imágenes: Harper’s Bazaar, Pinterest, Vogue

Autor: Ane del Moral

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *